Jamoncillos: dulce tradicional mexicano, qué es y cómo se hacen

Jamoncillos: dulce tradicional mexicano, qué es y cómo se hacen
Sin comentarios

Tradicionalmente hemos escuchado el nombre de jamocillo, estos dulces han estado presentes la vidas de los mexicanos desde la infancia; pero ¿qué son y cómo se hacen?

Los jamoncillos son dulces típicos mexicanos que comparten algunas características en común como que son una pasta firme y suave a la vez, casi siempre cortadas en bloques o barritas.

Es el resultado de la cocción lenta de la leche, la cual al caramelizarse con el azúcar adquiere una textura suave, muy parecida a la de un chicloso de cajeta aunque más firme. Comúnmente se elabora con leche de vaca y cabra, también se le llega a agregar vino o algún licor de nuez, o piñón.

Entre gula y templanza: Un aspecto de la historia mexicana

Entre gula y templanza: Un aspecto de la historia mexicana

Estos pedacitos de azúcar están hechos con una variedad de ingredientes que van desde leche y azúcar hasta pepitas de calabaza y nueces, dependiendo mucho del estado en donde se elaboren.

Jamoncillos al rededor de la República

Veracruz

Son barritas de diferentes tamaños que presentan una línea rosa y otra blanca.

Zacatecas, Guanajuato y San Luis Potosí

Suele llevar una cubierta de obleas y se adorna con nueces o cualquier fruta seca.

Estado de México

Se preparan a base de leche con azúcar y canela a la que se le añaden pasas, almendras, piñones, fresas o nueces.

Jalisco

Llevan leche, azúcar, vainilla, bicarbonato de sodio, yemas de huevo y almendras molidas.

Chihuahua

Al dulce de leche se le da sabor con canela o vainilla.

Un poco de historia

Los jamoncillos fueron inmortalizados en el libro la Historia General de las cosas de la Nueva España de Fray Bernardino de Sahagún, en donde hace referencia a que la mezcla de las técnicas de elaboración europeas con los ingredientes autóctonos dio como resultado las bases de las recetas más antiguas en lo que a los dulces mexicanos se trata.

En tiempos pasados estos solían hacerse en casa y consumirse en las fiestas patronales o reuniones familiares. Al igual que el rompope, estos eran hechos en los conventos y las monjas eran las encargadas de salir a venderlos en plazas y centros turísticos.

Fuentes | Larousse Cocina | micisan.unam.mx | StuDocu |

Temas
Inicio