Cómo hacer la mejor salsa de mango y habanero; ideal para alitas, tacos y más

Cómo hacer la mejor salsa de mango y habanero; ideal para alitas, tacos y más
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE
10 votos

La hemos probado con alitas, tacos y hasta en ensaladas. Se trata de la maravillosa salsa de mango con habanero, un must los que somos fans declarados de los sabores intensos y picositos. Es que esta salsa lo tiene todo, el sabor picosito, dulce, y una increíble textura que puede llenar de vida cualquier platillo que se te ocurra.

Si como nosotros, eres fan de las emociones intensas y de la comida picosita, no te puedes perder esta preparación que no solo es muy fácil de hacer, sino que es realmente deliciosa y le dará un sabor muy especial a tus alitas, boneless, tacos o lo que sea que tengas en mente para alegrar tu tarde.

Ingredientes

Para 1 unidades
  • Mango maduro 2
  • Chile habanero 2
  • Dientes de ajo 2
  • Cebolla blanca 0.25
  • Azúcar dos cucharadas
  • Aceite de oliva
  • Limón grande 1
  • Salsa inglesa una cucharadita
  • Vinagre blanco 1/4 de taza
  • Jengibre en polvo 1/4 de cucharadita
  • sal y pimienta al gusto
  • Agua 1/2 taza

Cómo hacer Salsa de mango y habanero

Dificultad: Media
  • Tiempo total 20 m
  • Elaboración 20 m
Salsa Mango Habanero
  • Lavamos muy bien los mangos y los chiles habaneros. Le hacemos unos cortes frontales a los chiles y los ponemos junto con la cebolla y los dientes de ajo en un comal a fuego alto para tatemarlos bien.

  • Mientras tanto, pelamos y cortamos los mangos en cubitos medianos y reservamos.

  • Una vez que estén bien tatemados los ingredientes los pasamos a la licuadora. No te olvides de quitarle la colita a los chiles. Agrega el mango, el azúcar mascabado, el agua, el vinagre blanco, el jengibre en polvo, la salsa inglesa y una pizca de sal. Licuamos hasta obtener una mezcla homogénea.

  • Puedes servirla cruda o hervida. Este último paso es opcional dependiendo del uso que le quieras dar.

  • En una cazuela a fuego medio-alto vertimos un chorro de aceite de oliva y en cuánto esté caliente, vertimos la salsa. Añadimos un poco de pimienta negra y removemos de vez en cuando, hasta que se espese. La dejamos de diez a 15 minutos y retiramos del fuego.

En caso de que te quedes con la salsa 'cruda' puedes utilizarla para tus tacos de pollo, pescado, camarón o hasta cortes de carne, incluso para aderezar ensaladas. Mientras que la versión cocida es perfecta para las alitas o boneless.

10 votos
Temas
Inicio