Publicidad

Jarabe de maíz alto en fructosa y su relación con el peso corporal

Jarabe de maíz alto en fructosa y su relación con el peso corporal
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El jarabe de maíz alto en fructosa (High Fructose Corn Syrup) es utilizado como endulzante en los alimentos procesados. A este compuesto se le han atribuido efectos negativos a la salud del consumidor como es el sobrepeso y la obesidad. En esta nota veremos la relación entre el jarabe de maíz alto en fructosa con el peso corporal.

El jarabe de maíz alto en fructosa se produce mediante la molienda del maíz para obtener su almidón. Luego se usa una serie de enzimas para romper las cadenas largas de glucosa del almidón de maíz y transformarlas en glucosa. Por último se usan otras enzimas para convertir parte de la glucosa en fructosa.

La industria alimentaria utiliza este endulzante en lugar de azúcar porque su producción es barata debido a que el maíz es abundante y económico. Es fácil de usar al ser líquido y se disuelve rápidamente.

Existen tres tipos de jarabe de maíz alto en fructosa (JMAF). El primero conocido como JMAF 42, es una mezcla de glucosa (53%) y fructosa (42%) y 5 % de otros azúcares. Se usa para endulzar alimentos horneados, fruta enlatada, condimentos, mermeladas, jarabes, jaleas y yogur.

El segundo tipo es el JMAF-55 se usa para endulzar bebidas, helados y postres congelados. Contiene 55 %fructosa, 42 % glucosa y 3 % de otros azucares.

Y por último, el muy dulce JMAF-90, contiene 90 % fructosa y se usa para endulzar en poca cantidad en alimentos reducidos en azúcar.

En 2004 se noto que entre más uso de este endulzante, crecía el índice de obesidad. La teoría a este hecho sugiere que el jarabe de maíz alto en fructosa desencadena un deseo de comer alimentos y bebidas dulces, lo que conduce a un consumo exceso de calorías y por la tanto aumento de peso.

bebida azucarada

Conforme aumenta el consumo de este jarabe y disminuye el de glucosa, este cambio en la proporción entre fructosa y glucosa en la dieta tiene consecuencias metabólicas adversas, como la mayor síntesis de grasas en el hígado y menor liberación de hormonas de la saciedad.

En la actualidad la evidencia científica no apoya la teoría de que el JMAF promueva el aumento de peso en mayor medida que el azúcar de mesa. Sin embargo desde 1970 el consumo de estos a aumentado, lo que contribuye al consumo excesivo y aumento de peso en las personas.

Como siempre lo hemos dicho, ningún alimento es malo, lo malo son los excesos. Reducir el consumo de alimentos procesados y elegir una dieta correcta, contribuye a mejorar tu salud y tener un peso adecuado.

Imagen | Dana| Peter Krefting
En Vitónica México | ¿Sabes cuánta azúcar escondida consumes?
En Vitónica México | Estudio concluye que la comida chatarra puede destruir tu memoria

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir