Compartir
Publicidad
Publicidad

Diferencias entre probióticos y prebióticos

Diferencias entre probióticos y prebióticos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es común encontrarnos en los anaqueles del supermercado productos con probióticos añadidos y otros con prebióticos (o ambos). Un claro ejemplo son los yogurts, en particular el que más publicidad tiene, el que tiene ciruela pasa y hace que tengas un tránsito intestinal adecuado. Hoy veremos las diferencias entre probióticos y prebióticos.

Para empezar, los probióticos y prebióticos son alimentos funcionales, es decir, aquellos alimentos que además de aportar características nutricionales, cumplen una función especifica que puede mejorar la salud reduciendo el riesgo de contraer enfermedades. Ejemplos de alimentos funcionales son las frutas y verduras que contienen antioxidantes y fibra, la familia de las coles, que tienen un efecto protector contra el cáncer, entre muchos otros.

La industria alimentaria elabora alimentos añadiendo componentes como vitaminas, minerales, ácidos grasos, proteínas, fibra dietética o antioxidantes. Estos alimentos los conocemos como alimentos fortificados.

Los probióticos son microorganismos vivos que son añadidos a los lácteos que al ser ingeridos en cantidades suficientes, aportan al organismo un efecto positivo para la salud. Ejmeplos de alimentos con probióticos son las bebidas lácteas fermentadas y los yogurts que contienen lactobacilos y bifidobacterias, ambas componen la flora intestinal, también conocida como microbiota.

Los prebióticos son fibras que no son digeribles que estimulan el crecimiento y nutrición de la flora intestinal. Algunos ejemplos de prebióticos en alimentos son la cebolla, ajo, avena, trigo, miel, plátano, alcachofa, miel de maple y papa también puede ser la inulina de agave. Los prebióticos son un tipo de azúcares que no digiere el intestino se conocen como fructooligosacáridos.

Los fructooligosacáridos ayudan a que crezcan las bacterias benéficas del tracto intestinal, las cuales reducen las bacterias patógenas como la Salmonella y estimulan el sistema inmunitario.

Incluye en tu dieta alimentos ricos en fibra como frutas, verduras y cereales integrales. También yogur, preferentemente natural para evitar los azúcares añadidos. Cocina con cebolla, ajo, poro, puedes agregarla en sopas, ensaladas, guisados. Como vimos estos vegetales contienen prebióticos y compuestos anticancerígenos.

Imagen | Kanko*
En Vitónica México | ¿Por qué todos aman el yogurt griego?
En Vitónica México | “Alitas” de coliflor con aderezo de yogurt. Receta saludable

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio