Publicidad

Cocinando pasta: lo que hay que hacer y lo que no

Cocinando pasta: lo que hay que hacer y lo que no
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Estoy segura que hay quien afirma que cocinar pasta no tiene mayor chiste y ciencia más que poner la pasta a hervir en un cazo con agua. Pero cuando realmente se quieren obtener buenos resultados y una pasta al dente perfecta, a la que las salsas se le adhieren bien, con una presentación impecable, entonces hay que seguir una serie de reglas para cocinarla.

Lo que sí hay que hacer

hervir pasta
  • Usar una olla grande con capacidad para 6.5 litros aproximadamente. Además, se sugiere que sea una olla ligera, con lo que se conseguirá que el agua hierva más rápido, pero no solo eso, sino que también con eso aseguramos que el agua vuelva a hervir rápidamente después de agregar la pasta.

  • Salar el agua una vez que empieza a hervir, ya que si lo hacemos antes, nuestra olla terminará picándose, especialmente si es de aluminio. Agregar la sal al momento de empezar la ebullición le dará a la pasta un impulso especial de sabor. Debemos considerar agregar 1 cucharada de sal por cada 200 gramos de pasta y 2 litros de agua.

  • Revolver la pasta inmediatamente después de añadirla al agua y luego de vez en cuando durante la cocción para evitar que se formen grumos.

  • Probar el punto de cocción un minuto antes de la hora indicada en las instrucciones del envase. Hay que recordar que la pasta seca debe estar cocida pero firme y tener un color uniforme.

Lo que no hay que hacer

cocinar pasta
  • No romper la pasta para que quepa en la olla. Conozco personas, y muchas, que tristemente rompen los espaguetis o los tallarines en dos o tres partes para que estos quepan en la cacerola, lo cual le quita todo el encanto y la buena presentación al platillo que estamos preparando. Lo mejor es que los extremos sobresalgan de la olla hasta que las secciones sumergidas se ablanden, momento en el cual podremos doblar un poco la pasta y empujarla bajo el agua. Por supuesto, hay que también tener la delicadeza de cuidar no romperla al agregar la salsa.

  • No añadir aceite a la olla. Muchos acostumbran agregar aceite a la olla para evitar que la pasta se pegue entre sí, pero para ello es más eficaz removerla con un tenedor. Además, si se agrega aceite, éste impedirá que la salsa de adhiera a la pasta y ésta se muestre con grasa.

  • No deshacerse de toda el agua de cocción. Siempre es recomendable reservar una taza de ésta antes de escurrir la pasta, pues esta puede agregarse a las salsas para sazonar y darle cuerpo al platillo.

  • No enjuagar la pasta cocida. Muchos, tras sobre cocinar la pasta, intentan cortar la cocción bañando o sumergiendo la pasta en agua fría. Grave error, puesto que esta acción elimina el almidón de la pasta, el cual es el responsable de que cremas y salsas se adhieran a la pasta. Así que lo mejor, es estar pendientes de la cocción.

Ahora ya lo saben, quien quiera tener en su mesa una pasta perfecta, tendrá que seguir estas sencillas reglas y disfrutar del proceso.

Flickr | Christian Cable | Hanataro | ddaarryynn

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir