Compartir
Publicidad
Publicidad

¿La tolerancia a la cafeína aumenta cuando tomamos grandes cantidades de café?

¿La tolerancia a la cafeína aumenta cuando tomamos grandes cantidades de café?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tenemos la idea que una taza de café es una buena estrategia para despertarnos, pero si lo tomamos todo el tiempo, ¿tiene el mismo efecto? Algunos expertos creen que las personas que toman mucha cafeína desarrollan tolerancia a sus efectos estimulantes. De hecho, en un estudio científico, se observó que las personas que normalmente no consumían cafeína, se volvieron insensibles a sus efectos en sólo cuatro días. ¿Por qué pasa esto?

La cafeína tiene una estructura química similar a la adenosina, una sustancia que hace que te sientas cansado (la adenosina se acumula naturalmente en el cuerpo a lo largo del día y luego se disipa durante el sueño). Cuando consumimos cafeína, las moléculas se unen a los receptores cerebrales que normalmente usa la adenosina, lo que significa que todo lo que produce somnolencia no tiene el mismo efecto; por eso sentimos que entramos en un estado de alerta después de tomar una taza de café. La cafeína también causa un aumento en la adrenalina, la hormona que te hace sentir más alerta, y la dopamina, que desempeña un papel en los sentimientos de felicidad.

Hasta aquí suena todo muy bien, pero el cuerpo es muy inteligente. Con el tiempo, el cerebro empieza a generar más receptores de adenosina en un esfuerzo por compensar lo que le está haciendo falta. Así que necesitarás consumir más cafeína para mantener la somnolencia a raya, y te sentirás cada vez peor cuando no lo hagas.

cafe

Pero no creas que esto continua infinitamente. Cada persona llega a su propio nivel de tolerancia a la cafeína, alcanzando una dosis óptima para sentir todavía sus efectos. Esta tolerancia es muy diferente entre personas. La cafeína tiene una vida media de cuatro a seis horas (es decir que tu cuerpo puede procesar la mitad de lo que has consumido en esa cantidad de tiempo), y a esto se suman factores biológicos y de estilo de vida.

Por ejemplo, la genética y la velocidad del metabolismo influyen en la rapidez con que cada quién procesa la cafeína. El género también juega un papel importante; los hombres tienden a sentir su efecto más fuerte que las mujeres. Nuestro peso también determina si necesitamos mayor o menor cantidad de cafeína para seguir funcionando. Ciertos antibióticos pueden dificultar la descomposición de la cafeína, y se sabe que los anticonceptivos hormonales ocasionan que a las mujeres que los consumen, les tome el doble de tiempo deshacerse de la cafeína. Por el contrario, los fumadores, la metabolizan dos veces más rápido.

cafe

¿Sientes que tu tolerancia a la cafeína es demasiado alta? El gran problema es que para tener los mismos efectos, consumiendo una menor cantidad, tienes que abandonarla por un tiempo… y eso implica sufrir todos los síntomas de abstinencia. Una solución es reducir el consumo habitual a la mitad durante los primeros días, después volverlo a reducir a la mitad por unos días más, y así sucesivamente. Después de una semana lo más probable es que estés en el mismo nivel en el que te encontrabas antes de tomar cafeína.

Imágenes | Rafael Saldaña | Marco Verch | torbakhopper |

En Directo al Paladar México | El secreto detrás de la cafeína en el té
En Directo al Paladar México | El café molido tiene un nuevo papel dentro de los quirófanos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio