Compartir
Publicidad

¿Los alimentos genéticamente modificados son tan malos como pensamos?

¿Los alimentos genéticamente modificados son tan malos como pensamos?
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En los últimos años seguramente has escuchado hablar de los alimentos genéticamente modificados. Es cierto que la mayoría de los humanos nos resistimos al cambio y le tenemos miedo a lo desconocido, por eso inmediatamente pensamos que la comida genéticamente modificada es algo malo de lo que tenemos que huir. ¿Realmente sabemos que son los alimentos genéticamente modificados? ¿Nos puede hacer daño su consumo? El día de hoy trataremos de resolver estas dudas.

Desde hace miles de años, los agricultores han manipulado genéticamente los alimentos que consumimos para lograr ciertas características, como cosechas más resistentes a las plagas, un mejor sabor o apariencia. Muchas veces sin saber que en esa manipulación se están realizando intercambios grandes e incontrolados de material genético.

La definición de un organismo genéticamente modificado es cualquier animal o planta que se ha creado a través de la ingeniería genética. En la ingeniería genética moderna solo se introducen a los cultivos uno o unos cuantos genes nuevos con una función conocida, y algunas veces los nuevos genes provienen de una especie no relacionada. El objetivo principal de la ingeniería genética actual es aumentar el rendimiento de los cultivos y/o mejorar el valor nutritivo de los ingredientes. Por ejemplo, un gen que ayude a los cultivos de espinaca a tener una mejor resistencia a las heladas, puede provenir de un pez que vive en aguas muy frías.

Maíz multicolor

En todos los años desde que se inicio con los alimentos genéticamente modificados, no se han identificado efectos adversos para la salud. Es cierto que no se puede decir que un alimento es seguro, solo que no presenta ningún peligro. Aproximadamente el 90 por ciento de los científicos cree que los organismos genéticamente modificados son seguros, sin embargo, solo un poco más del 30 por ciento de los consumidores tiene la misma opinión.

Entre los temores de los alimentos genéticamente modificados está la idea de que al insertar uno o algunos genes se puede tener un impacto negativo en otros genes presentes de forma natural en el cultivo. Así como alterar su contenido nutricional, convertirse en alérgenos o tener efectos tóxicos en los órganos del cuerpo. Después de más de 20 años de monitoreo se ha observado que los organismos genéticamente modificados no muestran toxicidad, en una generación o en generaciones siguientes.

Por otro lado, se han observado algunos beneficios entre los organismos genéticamente modificados. Por ejemplo, el maíz modificado genéticamente tiene un rendimiento significativamente más alto que las variedades no genéticamente modificadas y contiene cantidades menores de toxinas producidas por hongos. Los investigadores aseguran que el cambio ha tenido poco o ningún efecto en otros insectos. Al modificar la resistencia al daño por insectos, los agricultores han podido utilizar menos fertilizantes al mismo tiempo que aumentan los rendimientos de los cultivos, mejorando la seguridad de los agricultores y el medio ambiente, reduciendo el costo de los alimentos y aumentando su disponibilidad. Se dice que los rendimientos de maíz, algodón y soya han aumentado entre un 20 a un 30 por ciento mediante el uso de la ingeniería genética

no GMO

El uso de la ingeniería genética, especialmente en países africanos y asiáticos, podría aumentar la cantidad de alimentos en áreas donde el cambio climático requiere que los cultivos puedan crecer en suelos secos y salados, y toleren temperaturas extremas. Además, en los últimos años el enfoque es buscar beneficios para la salud en los ingredientes más comunes. Por ejemplo, las piñas rosas que contienen el antioxidante licopeno o jitomates que contengan el antioxidante morado de las moras azules. Así las personas de los países en desarrollo que sufren de desnutrición, podrían beneficiarse de estas mejoras.

Es cierto que cada vez más son los alimentos que utilizan ingredientes genéticamente modificados, así que es nuestro deber aprender como funciona la ingeniería genética y tener un punto de vista más objetivo para apoyar aquellos esfuerzos que tengan como objetivo crear productos seguros en el suministro de alimentos, y rechazar aquellos cuya función no sea deseable o tengan un impacto negativo en el medio ambiente y en nuestra salud.

Imagenes | Tyler Yeo | Miguel Vieira | Becker1999 |

En Directo al Paladar México | La nueva piña genéticamente modificada es de color rosa
En Directo al Paladar México | Lo que necesitas saber sobre el etiquetado de frutas y verduras

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio