Publicidad

Cinco mitos sobre seguridad alimentaria que podrían ponerte en riesgo

Cinco mitos sobre seguridad alimentaria que podrían ponerte en riesgo
Sin comentarios

¿Consideras importante la higiene de los alimentos? Es seguro que sí. Como personas preocupadas por nuestra salud, sabemos que nuestra alimentación es de suma importancia para estar sanos. Otro punto a considerar es que la comida que preparemos, no solo tenga buen sabor y sea nutritiva, sino también segura, es decir que no cause daño. Y para lograr una correcta higiene en los alimentos tenemos que adquirir buenos hábitos y desechar falsas y dañinas ideas . En esta nota veremos cinco mitos sobre seguridad alimentaria que podrían ponerte en riesgo.

1. Las "sobras" estarán bien siempre y cuando las refrigeres

Supongamos que sales a comer a las 6:00 de la tarde. Te sirvieron una gran cantidad de alimento y decides comerte la mitad y el resto pedirlo "para llevar". Llegas a tu casa alrededor de las 9 de la noche y mientras ves un poco de televisión o arreglas pendientes te acuerdas de la comida que trajiste y la guardas en el refrigerador para comerla más tarde y que no se eche a perder. ¿Qué sucedió aquí?

El problema aquí es que las bacterias empiezan a multiplicarse 2 horas después de haber cocinado el alimento. Es por esto que cuando lleves a casa "sobras" de un restaurante o de otro lugar, consideres este rango de 2 horas. Si el alimento lo refrigeras dentro de 2 horas, es totalmente seguro consumirlo y nos durará por 4 días.

toper

2. "Si sabe bien y no huele mal, entonces se puede comer"

Esta situación es muy común. ¿Cuántas veces hemos comido alimentos de dudosa frescura solo por el hecho de no oler mal? Desafortunadamente, las bacterias que provocan intoxicación por alimentos no huelen y no saben mal. Para evitar esta situación, es necesario familiarizarse con las guías de conservación de alimentos y tratar de consumirlos (o congelarlos) antes de que se descompongan. Recuerda recalentar el alimento hasta ebullición. Y también asegurarte de que tu refrigerador se encuentre en una temperatura de 4.4° C y tu congelador por debajo de los 0° C.

recalentar

3. "Mientras no haya alcanzado la fecha en el paquete, está bien comerlo "

Las fechas de caducidad se enfocan a calidad no en seguridad del alimento. Es por esto que es importante el manejo y almacenamiento adecuado del producto.

Las fechas de caducidad son usadas por las tiendas para tener en exposición los productos y venderlos antes de la fecha. Esta dato indica el último día en que es conveniente consumir el producto. Cuando veas la leyenda "Consumir o usar antes de" significa que hay un margen de tiempo para que el producto conserve óptimas sus características y sabor, sin embargo no es señal de inocuidad.

Pongamos un par de ejemplos:

  • Enlatados: la lata de verduras dice "Consumir antes de 2015", pero la lata se encuentra oxidada, abollada e inflada, estas son claras señales de que el producto no debe ser consumido ya que esta contaminado por bacterias.
  • Quesos: El empaque de queso tiene marcada la fecha de caducidad hasta diciembre de 2014, abres el empaque, comes un poco, rallas otro poco y no lo refrigeras o lo contaminas accidentalmente con otros alimentos y empiezan a desarrollarse bacterias, entonces ese queso ya no se puede comer por que no se manejo adecuadamente.
  • lata

4. "Siempre debes lavar la carne y el pollo crudo"

El problema con lavar la carne y el pollo crudo es que las bacterias se esparcen por salpicaduras del agua al fregadero, las llaves y a las mesas de trabajo. Incluso las gotas pueden llegar a tocar los trastes que ya has lavado y contaminarlos. En caso de que el alimento se encuentre muy sucio, enjuágalo cuidadosamente alejado de los platos limpios y posteriormente limpia y desinfecta todas las superficies en donde la carne cruda tuvo contacto.

No olvides que la carne cruda debe almacenarse en recipientes cerrados herméticamente o cubiertos con una película plástica, alejado de alimentos cocidos. Lo mismo aplica si vas a congelar la carne, recuerda que en el congelador hay otros productos (como los hielos) que fácilmente se pueden contaminar con bacterias.

lavar

5. "Con solo lavar frutas y verduras es suficiente"

Aunque no sean visibles, las bacterias están presentes. Las frutas y verduras contienen arena, tierra e insectos. Es necesario lavarlas perfectamente bajo el chorro del agua y cepillarlas con un cepillo (valga la redundancia) exclusivo para este fin. Después de esto, sumergirlas en una solución de yodo, cloro o plata coloidal. En el caso de verduras de hojas como espinacas, lechugas y acelgas, se deben lavar hoja por hoja y siempre descartar las hojas de la capa superior.

lechuga

Como ves no se requiere de mucho cuidado para asegurar la inocuidad de los alimentos. Estas pequeñas acciones muy fáciles de llevar a cabo y adoptarlas, pueden hacer una gran diferencia para combatir los riesgos alimentarios.

Imágenes | Kathleen Franklin |francois | Selena N. B. H. | Steven Depolo|peapod labs | Andreas.
En Vitónica México | ¿Te sabes lavar las manos correctamente?
En Vitónica México | Higiene de los alimentos: una práctica imprescindible

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios