Publicidad

La Dalia, símbolo de la floricultura nacional, es también comestible

La Dalia, símbolo de la floricultura nacional, es también comestible
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La naturaleza nos regala una gran variedad de ingredientes que podemos utilizar en nuestra cocina: frutas, verduras, hortalizas, hierbas aromáticas y también una diversidad de flores comestibles que se convierten en un excelente detalle natural que alegran tanto la mesa como nuestros platillos.

Con su delicado aroma y textura, su colorido y belleza, las flores comestibles enriquecen sopas, platillos salados, ensaladas, cocteles, infusiones y postres. Una de las más importantes en México es la dalia, que fue declarada como símbolo de la floricultura nacional en 1963.

La historia de la Dalia en México

Dalia 2

También llamada acocoxóchitl (tallos huecos con agua) o aztaxóchitl (flor de garza), la dalia era la flor predilecta de Moctezuma II y Nezahualcóyotl para plantar en los jardines de Tezcutzingo y Oaxtepec y hoy en día, llevan su nombre común en honor al botánico sueco Anders Dahl. Pero no debemos olvidar, que es originaria de los bosques del sur y centro de México, siendo inicialmente cultivada por los mexicas.

Con esto como antecedente, podemos reconocer que esta flor ha estado ligada desde tiempos inmemoriales a nuestra cultura, nuestra historia y nuestra tradición. Actuamente, los principales productores de dalia en México son la Ciudad de México, Tlaxcala, Nuevo León, Puebla y el Estado de México.

Pero de esta planta, de la que en México se tienen registradas 36 especies y en el mundo más de 50,000, no es solo de uso ornamental, sino que también es considerada medicinal y tiene gran relevancia en la gastronomía popular e incluso, en algunas zonas de la mixteca oaxaqueña, los tubérculos de las dalias silvestres se consumen para obtener carbohidratos y agua como un ingrediente importante en su alimentación.

Cómo cocinar con dalias

Pay 1180x520

De las dalias, es aprovechable para el consumo, tanto los tubérculos de sus raíces como sus pétalos. En el caso de los tubérculos o camotes, es recomendable lavarlos para retirar la tierra, hervirlos durante 45 minutos en olla regular o 30 minutos en olla de presión, colocarlos en una bolsa de plástico para que desprendan su piel o bien, retirar esta con un pelador de cocina. Lo siguiente, es cortarlos y cocinarlos a nuestro gusto.

Es importante saber que el agua de cocción de los camotes de dalia puede utilizarse como té, o para darle sabor al café, al chocolate o a un atole. También puede aprovecharse para hacer una fresca agua de frutas.

En el caso de los pétalos, la Asociación Mexicana de la Dalia o Acocoxochitl, recomienda desinfectarlos como cualquier otra verdura, principalmente si se van a consumir crudos, para después utilizarse enteros, troceados o molidos en nuestras recetas de cocina saladas o dulces.

Una de las recetas más populares con esta flor es el dulce de camote de dalia que se prepara con miel de piloncillo y se aromatiza con canela y anís previa cocción de los tubérculos de la flor. También es tradicional la sopa de guías, preparada con flores de calabaza, flores y camotes de dalia, calabacitas, epazote, ajo y cebolla y cuya preparación es similar a la de una sopa de verduras. ¿Te animas a probarlas?

Imágenes | SNICS, Xochitla
En Directo al Paladar México | Flores comestibles, lo que necesitas saber para incluirlas en tu cocina

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir