Publicidad

¿Fideos de verduras? Con estas máquinas increíbles es una realidad

¿Fideos de verduras? Con estas máquinas increíbles es una realidad
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Si eres amante de las pastas, pero necesitas bajar tus niveles de consumo de carbohidratos, o si simplemente no puedes vivir sin verduras y quieres comerlas de una forma más creativa, debes leer esto. Te encantará saber que existen máquinas que convierten tus vegetales en fideos en tal solo unos segundos.

Es súper rápido, sencillo y nutritivo. Sólo checa éste dato: 100 gramos de calabacita hecha noodles tiene 17 calorías, mientras que la misma cantidad de espaguetis de pasta, 370. Ante los hechos no queda más que tomar cartas en el asunto. Lo mismo puedes comerte con aceite de oliva, sal y limón un cuenco de fideos ligeros de zanahoria, manzana, apio o pepino, que cocinarlos como si fueran una pasta normal. Ambos resultados son deliciosos.

¿Cómo consigo estas máquinas?

Para no errarle, por internet. El uso de estas máquinas aun no es muy extendido, por lo que te sugerimos que te eches un clavado en Amazon o E Bay y las ordenes en línea. Es difícil que las encuentres en el stock de una tienda de electrodomésticos o artículos para el hogar en general.

También puedes hallar muchas opciones sólo googleando. Los precios varían y se acomodan perfectamente a tus posibilidades y el tamaño de tu cocina o el número de integrantes de tu familia.

Pro ejemplo: hay una opción de Brieftones con cinco grosores distintos de corte, que cuesta 1299 pesos y que te llega de cuatro a siete días a tu casa. Otro, llamado Spiralizer, cuesta 1399 pesos y trae siete cortes diferentes, aunque cuenta con una versión de cinco hojas afiladas que cuesta 582 pesos y es perfecta también para frutas.

Las opciones más básicas son de uno o dos tipos de navajas y grosores de fideos, y cuestan entre 229 y 341 pesos, y son pequeñas, fáciles de lavar y de guardar hasta en tu alacena.

¿Hay más opciones?

Sí, también hay más allá de las máquinas que hacen fideos. Puedes lograr resultados bastante similares, aunque de forma no tan práctica ni tan impecable, si usas un rallador de quesos o de verduras.

Sea lo que sea que elijas, estarás haciendo una buena compra. Y además cuidando tu salud y la de los tuyos con recetas deliciosas y versátiles. ¡Buen provecho!

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir