Publicidad

Te decimos cómo leer correctamente la etiqueta de una cerveza artesanal

Te decimos cómo leer correctamente la etiqueta de una cerveza artesanal
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

A todos nos ha pasado en algún momento que al llegar a nuestro lugar de cervezas favorito queremos comprar unas buenas frías, pero al ver la etiqueta encontramos información (nombres, siglas, números, etc.) que en ocasiones no tenemos ni idea de a qué se refieren. Pensamos que eso le ocurre a cualquier aficionado de la bebida, así que hablamos con nuestro experto en cerveza, Richie Castro, para que nos explicara con palitos y manzanas de qué se trata todo esto.

Estilo de la cerveza

Richie asegura que, de las primeras cosas que tenemos que hacer es revisar —además de la cervecería que la elabora— el estilo (tipo) de la chela. Los estilos se dividen principalmente en dos familias de fermentación: Ale y Lager. De estas dos se desprenden los estilos de cerveza que conocemos; cada uno de ellos con características particulares que los diferencia de los demás.

Graduación alcohólica

Después esta la graduación alcohólica o el poder alcohólico, que usualmente en la etiqueta está representado por un porcentaje y después por unas siglas ABV (Alcohol por volumen, por sus siglas en inglés). Esto se refiere a la medida estándar para medir la cantidad de alcohol en una bebida por cada 100 ml. del volumen total de la cerveza. Este dato puede impactar en las sensaciones en boca, como el cuerpo de la cerveza —de muy ligero a pleno—, calentamiento, etc.

Intensidad de amargor

Los IBUs (Unidades Internacionales de amargor por sus siglas en inglés) es una medida importante para el control de calidad porque esta aporta información sobre la intensidad del amargor disuelto en la cerveza y el rango puede ir de 1 a 100. Pero algo muy importante: no te dejes impresionar por estos números, ya que es muy diferente el amargor disuelto en la cerveza a la percepción de amargor, ya que esto puede ser influenciado por otros factores dentro de la misma bebida, que pueden minimizar o cubrir el amargor.

Por ejemplo no se va a percibir el mismo amargor en una IPA Americana, la cual cuenta con un rango de amargor de 40 a 70 IBUs, que en una Imperial Stout que tienen un rango de entre 50 y 90 IBUs. Usualmente en la IPA el amargor se va a percibir más potente, ya que ésta tiene un cuerpo más ligero, es más seca (menos dulce) que la imperial Stout.

Cantidad

Obviamente la cantidad en nuestra cerveza es un punto importante a considerar y en la mayoría de las bebidas viene indicado como Contenido Neto. Pero con la variedad de cervezas que llegan al país incluso de otros continentes, puede venir marcado como Fl. Oz.. Esto significa onzas líquidas y en ocasiones como 1 Pint (pinta), que es aproximadamente medio litro.

Fecha de consumo preferente

Esto es necesario tomarlo en cuenta, pues se trata de un dato que nos indica la frescura de la cerveza. Generalmente, mientras más fresca es mucho mejor. Usualmente cuando se trata de cervezas ligeras y/o muy lupuladas, éstas son más susceptibles al envejecimiento. Aunque hay cervezas que podemos añejar (como al vino) poniéndolas en un lugar oscuro y fresco, para que puedan desarrollar complejidad y sabores más profundos.

Un punto adicional e importante a considerar: no es lo mismo que la fecha de caducidad —esta última indica cuándo un alimento deja de ser seguro para consumirse desde el punto de vista sanitario— y consumo preferente —que indica la fecha en la que el alimento mantiene sus cualidades, tras la que el producto comienza a perder propiedades—. Lo mejor que puedes hacer es mantener tu chela en refrigeración.

Otros datos en la etiqueta Finalmente, hay cervecerías que gustan poner información adicional tal vez porque así dan una imagen más profesional o porque consideran importante hacer mención de datos complementarios. Hacemos mención de ellos para que no te agarren en curva. Estos datos pueden ser el SRM (Standard Reference Method), las cervezas tienen en una amplitud de colores y el SRM es uno de los métodos para evaluar el color en el mosto o en la cerveza, la cual puede tener en un rango de entre dos, que es el color más ligero, a 40, el más oscuro.

Así que solamente al decir clara y oscura nos quedamos muy cortos, los colores pueden ir desde amarillo pajizo, dorado, ámbar, rojizo, cobre, café, negro, etc., por mencionar algunos.

Y muy rara vez encontrarás datos como OG (Gravedad Original) y FG (Gravedad Final). El primer dato es la medida de qué tanta azúcar fue extraída de la malta y otros ingredientes que está presente en el mosto antes de fermentar y el segundo, qué tanta azúcar quedó al finalizar la fermentación. Con estos dos datos los cerveceros por medio de una pequeña ecuación pueden determinar la graduación alcohólica de la cerveza.

Bueno, ahora ya sabes que nos dicen esta serie de datos en las etiquetas. Ni modo, toca poner en práctica lo aprendido. ¡Salud!

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir