Publicidad

Guacamole con chícharos, o de cómo arruinar una receta tradicional

Guacamole con chícharos, o de cómo arruinar una receta tradicional
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Bien saben ustedes, que aquí en Directo al Paladar México nos gusta deleitarnos con la comida y experimentar con los ingredientes, tanto como nos gusta la gastronomía mexicana de la que tanto nos enorgullecemos. Es precisamente el guacamole, uno de los platillos mexicanos más conocidos en todo el mundo, el que se ha convertido el día de hoy en tema de conversación no sólo de esta entrada, si no también de otros medios y redes sociales, gracias a una controvertida receta de guacamole con chícharos publicada por el equipo editorial de The New York Times.

Sí, leyeron bien ¡con chícharos!, y entiéndanse los signos de admiración no como una muestra de alegría, sino de indignación y descontento. Motivos hay muchos, y paso a enumerarlos, no sin antes recordar un poco la tradición detrás de un buen guacamole.

Un poco de historia

Guacamole Mx

Si repasamos un poco la etimología de la palabra "guacamole" aprenderemos que ésta proviene del náhuatl Ahuacatlmolli, compuesto de ahuacatl que significa aguacate y molli, que hace referencia a mole o salsa; y si nos gusta la mitología, sabremos que fue el dios Quetzalcoatl el que ofreció la receta del guacamole a los toltecas, quienes la extendieron a toda Mesoamérica.

Ahora bien, en cada casa mexicana se prepara el guacamole de distinta manera, que varía principalmente en las proporciones de sus ingredientes. Los más básicos son aguacate, chile verde y jugo de limón, y dependiendo del gusto se le agrega cebolla, cilantro, ajo y jitomate. Desde luego, su toque de sal y podemos prescindir de la pimienta sin ningún inconveniente.

Guacamole

Para prepararlo, no necesitamos siquiera estar en la cocina, y necesitaremos como utensilios únicamente un tazón, un cuchillo y algo para machacar el aguacate, para lo que podemos optar simplemente por un tenedor, o si nos sentimos muy tradicionalistas, un molcajete. Aparte de los utensilios utilizados, no tendremos ningún otro traste sucio. Exagerando el tiempo, nos tomará máximo 10 minutos el poder sentarnos a disfrutarlo.

Desde luego, tenemos cada quien un truco para evitar que se ponga negro: colocar la semilla de un aguacate en el centro, el jugo de limón que tanto ayuda, o el cubrir con papel film para evitar que el oxígeno entre en contacto con el guacamole. Pero siendo sinceros, una vez que lo servimos ¡no dura nada en la mesa!

La controvertida receta de guacamole con chícharos

Melissa Clark, la autora de esta receta lista sus ingredientes: 225 gramos de chícharos sin vaina, 2 chiles jalapeños, 2 cucharadas de hojas de cilantro, sal, 3 aguacates, 2 cebollines, ralladura y jugo de un limón, semillas de girasol y sal de mar.

Las instrucciones para preparar esta receta son: poner a hervir agua con sal y preparar un tazón con agua y hielos. Meter los chícharos en el agua hirviendo y cocinarlos hasta que estén al dente, para después escurrirlos y transferirlos al agua helada y volverlos a escurrir. Asar un chile jalapeño, colocarlo en una bolsa de plástico y dejarlo reposar para después pelarlo, desvenarlo, quitarle las semillas y cortarlo. Esto último también habrá que hacerlo con el chile crudo.

Pero si pensaban que después de eso ya solo hace falta mezclar los ingredientes, debo decepcionarlos, pues aún hay que usar el procesador de alimentos para moler los chícharos junto con los chiles jalapeños, el cilantro y la sal, hasta obtener un puré suave pero que aún tenga algunos trozos de chícharo. Y ahora sí, en otro tazón hay que combinar los aguacates machacados, los cebollines, la ralladura de limón, su jugo, el puré de chícharos y sazonar con sal. Agregar más jugo de limón y decorar con más chícharos, semillas de girasol y ¡oh sí! ¡la sal de mar!

Guacamole con chícharos: No, gracias.

Guacamole2

Para difundir la receta, el New York Times ha publicado en Twitter "Add green peas to your guacamole. Trust us", que traducido es algo como "Agrega chícharos a tu guacamole. Confía en nosotros". Mi respuesta es sencilla y educada: No, gracias.

No, porque nuestro representativo guacamole no necesita más adornos, más sabor dulce, ni tampoco ser más saludable de lo que ya es. Por que señores, nuestro guacamole es saludable, delicioso y fresco, como ningún otro.

No, porque no necesitamos intensificar el color verde de un sencillo guacamole, y porque en mi casa, al igual que en las casas de todos los mexicanos, el guacamole se acaba en un santiamén, por lo que tampoco necesito mantenerlo en el refrigerador por muchos días.

No, porque la receta tradicional de guacamole me da más de lo que uno puede desear de un platillo: sabor, textura, identidad, poco tiempo de preparación, pocos utensilios, sin necesidad de encender la estufa o usar un eletrodoméstico. Pero también, más tiempo para disfrutarlo con mi familia.

No, porque hablando de guacamole, no necesitamos reinventar la rueda.

Imágenes | NYTimes, Pixabay
En Directo al Paladar México | Guacamole, receta básica.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios