Compartir
Publicidad

¿Todos los smoothies son saludables?

¿Todos los smoothies son saludables?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Originalmente un smoothie era considerada una bebida fría saludable, pero es cierto que hoy en día existen muchas variedades que no se pueden llamar precisamente saludables. Muchas compañías se han colgado de la popularidad de estas bebidas para agregar productos no saludables, pero que son agradables al paladar. Así que nos dimos a la tarea de investigar que es lo que hace a un smoothie un smoothie. Teóricamente hablando, un smoothie es una combinación de frutas y/o verduras, algún tipo de lácteo y hielo.

El objetivo al combinar ingredientes es crear una bebida cremosa llena de vitaminas, fibra y antioxidantes. La clave es encontrar los productos adecuados sin caer en la tentación de agregar toneladas de azúcar o ingredientes altamente calóricos. Aunque no existe una regla escrita, y es cierto que un smoothie puede estar compuesto por un montón de ingredientes, la regla general es que deben de ser ingredientes frescos o congelados, que se agregan a la bebida para tener un beneficio saludable, no sólo para hacerlo más atractivo al paladar.

Para poner un ejemplo, un smoothie saludable es uno hecho con espinaca, kale, leche de almendra, plátano, dátiles y vainilla. En lugar de añadir azúcar, se utiliza el dulzor natural del plátano y de los dátiles. Por lo general se dice que el 60 por ciento de un smoothie deben ser frutas y el 40 por ciento vegetales, preferiblemente de hoja verde. Lo ideal es utilizar frutas enteras, si se utilizan jugos de frutas sólo añades más calorías y azúcares. Licuar una naranja mediana en un smoothie aporta 62 calorías y 12 gramos de azúcar, pero si cambias esa naranja por una taza de jugo de naranja, añades 110 calorías y el doble de azúcar.

smoothie

Muchas personas utilizan los smoothies como un sustituyo al desayuno, para ellos es una buena idea considerar ingredientes nutricionalmente densos para mantenerlos saciados durante la mañana, por ejemplo, mantequillas de frutos secos o yogurt griego. A algunas personas les gusta añadir una cucharada de proteína en polvo. También puedes agregar semillas, como linaza, chía o semillas de hemp.

Es muy cierto que beber un smoothie no te llena de la misma forma que comer las frutas o verduras enteras. Las comidas líquidas dejan el estómago más rápido que los alimentos sólidos, lo que puede ocasionar que te de hambre antes de tiempo. También es cierto que puedes beber un smoothie mucho más rápido de lo que te tomaría comer los mismos ingredientes antes de licuarlos. Por eso muchas personas no los recomiendan como una alternativa a largo plazo para bajar de peso.

Para evitar bebidas altamente calóricas, con pocos beneficios nutricionales, lo mejor es preparar tus smoothies en casa. Hoy en día existen el mercado una gran cantidad de licuadoras caseras potentes y una gran variedad de frutas y verduras congeladas.

En Directo al Paladar México | 17 recetas de smoothies para un desayuno saludable
En Directo al Paladar México | Smoothie de frutos rojos y espinacas. Receta saludable

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio