Compartir
Publicidad
Publicidad

Un ingrediente que pasó de ser considerado un alucinógeno a un superalimento

Un ingrediente que pasó de ser considerado un alucinógeno a un superalimento
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy en día cuando escuchamos la palabra “té verde”, lo más probable es que nos vengan a la cabeza todos los beneficios para la salud relacionados con esta bebida. Sabemos que contiene una gran cantidad de antioxidantes que pueden ayudar a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular o evitar ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, el té verde no siempre gozo de una fama positiva.

Durante muchos años, el único efecto conocido del té verde era su capacidad para hacer alucinar a las personas. De hecho se preocupaban menos por los peligros de la cocaína que por los efectos negativos del té verde. Al parecer está idea se originó en la época victoriana cuando la revista médica Lancet publicó un estudio haciendo énfasis en los efectos negativos del té verde, incluyendo problemas estomacales y palpitaciones del corazón. En el artículo se citaba a una mujer escocesa que se puso histérica después de beber té verde con el estómago vacío. Curiosamente los médicos la calmaron administrándole opio.

Podemos encontrar pruebas de estas creencias en la colección de cuentos de misterio de 1872 del escritor irlandés Sheridan Le Fanu. En su cuento titulado “Té Verde”, un clérigo inglés afirma ser perseguido por el espíritu de un mono que nadie más puede ver. Decide acudir a su médico para pedirle ayuda. El médico rechaza la idea de que algo sobrenatural está sucediendo, y después de descubrir que su paciente bebe té verde antes de acostarse, el médico afirma que el té verde es el culpable, afectando su sistema nervioso central y haciéndolo alucinar.

té verde

A estas creencias se añade que en la década de 1870, el té verde era un ingrediente costoso y de importación. Así que para aumentar su volumen y su vida útil, los proveedores chinos empezaron a añadirle otras cosas a las hojas de té, desde limadura de hierro hasta hojas de otras plantas como espino blanco. También complementaron el color del té verde añadiendo tintes, en forma de aditivos naturales como estiércol de oveja y colorantes químicos como el azul de Prusia, sulfato ferroso, y carbonato de cobre.

El sabor del té verde se volvió tan diluido y tan diferente entre un comerciante y otro, que cuando los comerciantes de té intentaban vender té verde puro, sin adulterar, la gente no creía que fuera realmente té verde y se negaba a comprarlo. Aunque el té negro y verde se hace a partir de las mismas hojas, el negro, que es oxidado, es más seco y más compacto que el té verde que es húmedo. El transporte de té negro desde China a Inglaterra era mucho más rentable.

En la década de 1870, el té negro se volvió la bebida más consumida en el Reino Unido, en parte por razones comerciales y por el miedo al té verde. Durante esta época, los británicos empezaron a cultivar té en plantaciones en India y Ceilán (Sri Lanka), la mayoría era té negro, disminuyendo el costo de las importaciones y asegurándole a la población que le té proveniente de las plantaciones británicas era de buena calidad y no sufría adulteraciones.

matcha

Hoy en día podemos decir con toda seguridad que la reputación del té verde ha sido reivindicada. La ciencia ha demostrado que el té verde está lleno de antioxidantes, ayuda a disminuir el colesterol y a prevenir enfermedades cardiovasculares. También se le ha visto que su consumo incrementa la quema de grasa, especialmente durante el ejercicio.

Con los estudios que se han realizado al día de hoy ¿es el té verde un alucinógeno? En cantidades regulares el té verde no causa alucinaciones, a menos que bebas una cantidad excesiva. En un estudio se evaluó a la gente que bebía grandes dosis de cafeína y se midió cuánto se necesitaría para realmente alucinar. Los participantes que bebieron nueve tazas de té verde o tres tazas de café, tuvieron tres veces más probabilidades de oír voces y ver objetos que no estaban allí. Por lo tanto, aunque técnicamente es posible alucinar ingiriendo cantidades masivas de cafeína a través del té verde, se requiere una gran cantidad de esta bebida para hacerlo.

Vía | NPR

Imágenes | Kayleigh Karr | maximillian_schaffhausen | Kat Shaw |

En Vitónica México | ¿Qué es mejor: Matcha o té verde?
En Vitónica México | Té verde y sus múltiples beneficios

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio