Publicidad

¿Se puede determinar el sexo de un bebé?

¿Se puede determinar el sexo de un bebé?
Sin comentarios

Durante siglos, el concepto de ser capaz de predecir el sexo de un bebé ha sido objeto de fascinación y de debates en diferentes culturas y generaciones. Hay algunos que aseguran que hacer o comer ciertas cosas antes de concebir puede dar como resultado un niño o una niña, pero ¿qué tan ciertas son estas afirmaciones? Veamos lo que los estudios científicos nos dicen.

Desde el siglo XVII, se ha reconocido que nacen un poco más de niños que de niñas. Es algo extraño, ya que si el sexo estuviera determinado únicamente por el esperma del padre, la probabilidad debería ser del 50 por ciento y no variable. Algunos creen que, aunque inicialmente se conciben el mismo número de niños y niñas, pueden existir factores fisiológicos subyacentes en la madre que ocasionan que se pierdan más fetos femeninos durante el embarazo.

Un estudio analizó la trayectoria en la proporción de sexos desde la concepción hasta el nacimiento. Observó que a lo largo de la gestación las pérdidas fetales son diferentes de acuerdo al sexo del feto. Los autores confirmaron que la proporción en los sexos de los fetos es equilibrada en la concepción. Observaron una mayor pérdida de fetos masculinos muy al inicio y muy al final del embarazo. La mortalidad femenina, sin embargo, fue mayor durante el resto del embarazo. El resultado neto fue una mayor pérdida de fetos femeninos, resultados que coinciden con las observaciones de que nacen más niños. Sin embargo no se saben con exactitud las causas.

Niño o niña

Algunos estudios han observado que los desastres naturales, el terrorismo y el colapso económico pueden reducir el número de niños nacidos en una población. Se piensa que el estrés causado por estas condiciones adversas ocasiona niveles más altos de testosterona materna la cual se asocia con un mayor riesgo de presentar un aborto espontáneo. Si los fetos masculinos son más débiles que los femeninos, pueden ser afectados desproporcionadamente por esto.

Otro estudio demostró que la exposición a sustancias que alteran el sistema hormonal, incluyendo contaminantes tóxicos, ha dado como resultado un aumento en el número de nacimientos femeninos. Estos resultados alimentan la teoría de que los fetos masculinos son más frágiles y débiles, por lo tanto presentan una desventaja de supervivencia en tiempos de estrés ambiental.

La influencia de la dieta de las madres es un tema bastante debatido. Estudios en roedores y mamíferos han indicado una mayor probabilidad de que una madre sana y bien alimentada tenga hijos varones. En los seres humanos, sin embargo, ha habido resultados contradictorios, observando una mayor proporción de bebés masculinos tanto en mujeres con un alto consumo de energía antes del embarazo, pero también durante épocas de hambruna.

Presión Arterial

Un estudio reciente encontró un vínculo entre la presión arterial de la madre antes del embarazo y el sexo del bebé. Los investigadores evaluaron a 1,411 mujeres chinas alrededor de 26 semanas antes de la concepción. Identificaron que durante este período las mujeres que tuvieron un hijo varón, presentaron una presión arterial sistólica 3 mmHg más alta. Estos resultados se mantuvieron incluso después de ajustar factores como la edad, la educación, el IMC, el tabaquismo, el colesterol y la glucosa.

La probabilidad de tener un niño aumentó progresivamente con una mayor presión arterial sistólica antes del embarazo. Una lectura de 123 mmHg, presentaba una probabilidad 1.5 veces mayor de tener un varón que una niña. En este estudio, la presión arterial sistólica antes del embarazo fue el único factor independiente de tener un bebé varón. Estas diferencias en la presión arterial entre las madres de niños y niñas no se observaron durante el embarazo.

Sin embargo no está claro cómo la presión arterial puede afectar el género de los bebés. Los procesos implicados en la formación de la placenta parecen ser diferentes dependiendo del sexo del feto. La circulación de la mujer tiene que sufrir importantes adaptaciones durante el embarazo para proporcionar un flujo sanguíneo al feto y es posible que la presión arterial materna pueda influenciar la pérdida de fetos masculinos o femeninos.

Niño o niña

Aunque los resultados son interesantes, es importante recalcar que el estudio se realizó exclusivamente en mujeres chinas jóvenes y sanas, con un peso normal. Es posible que los resultados no se apliquen a otras poblaciones. Además los resultados no indican una relación causal, sino simplemente una asociación. En decir, no se ha demostrado que una mujer pueda aumentar su probabilidad de dar a luz a un niño aumentando su presión arterial.

Todo este tipo de investigaciones tiene implicaciones clínicas y éticas importantes. Existe el riesgo de que las mujeres que viven en culturas donde se prefiere el nacimiento de un sexo por encima del otro, participen en experimentos peligrosos para intentar cambiar su presión arterial, alteren su dieta o provoquen un desequilibrio hormonal antes del embarazo.

Imágenes | mulan | kristin_a (Meringue Bake Shop) | NIHClinicalCenter | Rusty Clark |

En Vitónica México | Los ftalatos pueden alterar la sexualidad de un bebé
En Vitónica México | El primer bebé con ADN de tres padres

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio