Compartir
Publicidad
Publicidad

Modificar las máquinas expendedoras para tener mejores hábitos alimenticios

Modificar las máquinas expendedoras para tener mejores hábitos alimenticios
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por más sano que tratemos comer, todos hemos utilizado algún tipo de máquina expendedora, y sabemos perfectamente que las opciones que podemos encontrar en estos aparatos casi nunca son muy saludables. Por lo general hay una buena cantidad de papas fritas, chocolates, gomitas y una que otra barrita de granola. Una máquina expendedora es un mecanismo que nos permite tener una gratificación inmediata.

Brad Appelhans, profesor de medicina preventiva en Rush University Medical Center, cree que con un simple ajuste a la típica máquina expendedora se podría lograr que en lugar de escoger comida chatarra, terminemos con un alimento más saludable. Se trata de un dispositivo llamado DISC, (Retrasos para influir en la elección de snacks saludables, por sus siglas en inglés).

Este dispositivo es una plataforma que se inserta en la máquina expendedora y recibe los snacks que caen de la mitad superior de la máquina. Por lo general en esta parte de las máquinas es donde se colocan los alimentos menos saludables; los alimentos más saludables van en la parte inferior. En la máquina se coloca una etiqueta que avisa a los clientes que tendrán que esperar 25 segundos más por los snacks menos saludables.

Máquinas

Cuando el DISC recibe un snack, empieza una cuenta regresiva de 25 segundos en la pantalla de la máquina expendedora. Pasado ese tiempo, la plataforma suelta el producto y este cae al fondo de la máquina para que sea recogido por el cliente. Y al parecer este “impuesto de tiempo” parece tener un efecto positivo, ya que cada segundo que esperamos un alimento nos hace quererlo menos. En el estudio muchos estudiantes optaron por las opciones más saludables cuando se topaban con la etiqueta del posible retraso.

En el experimento, para que un snack fuera calificado como saludable, tenía que cumplir con cinco de siete criterios, como contener menos de 250 calorías por empaque, tener menos de 350 mg de sodio, menos de 10 mg de azúcares añadidos por porción, no contener grasa trans, menos del 35 por ciento de su contenido de calorías de grasas y más de un gramo de fibra.

Pero antes de llegar al factor del tiempo, Appelhans hizo varios experimentos, por ejemplo reducir el precio de los snacks más saludables y subir el precio de los alimentos chatarra. Al poner el “impuesto de tiempo” observó que un aumento del 5 por ciento en la elección de bocadillos saludables. Más o menos el mismo aumento en las ventas que cuando bajó 25 centavos el precio de los snacks saludables. Cuando se redujo el precio y se puso el retraso en el tiempo, las ventas de productos sanos aumentaron mucho más.

máquina

Pero a diferencia del descuento, el retraso de tiempo no perjudica los ingresos totales de la máquina. Al final de cuentas los operarios de las máquinas no quieren perder dinero. El retraso de 25 segundos es sólo un inconveniente menor. Y aunque los psicólogos no saben con exactitud porque un retraso nos puede llevar a cambiar nuestros hábitos alimenticios, algunos piensas que principalmente se debe a que a la gente no le gusta esperar y prefiere escoger una opción más rápida. Claro algunas personas esperaran en señal de protesta.

Últimamente los retrasos se han tratado de implementar en varios lugares con la finalidad de crear mejores hábitos. Por ejemplo, otros investigadores buscan hacer que los elevadores sean muy lentos para alentar el uso de las escaleras. Otras ideas son contar con filas exprés en los supermercados para aquellos carritos que lleven alimentos saludables.

Imágenes | E. I. Sanchez | Lordcolus | David Goehring |

En Vitónica México | ¿Eres lo que comes? Cambia de hábitos para comer saludable
En Vitónica México | Cinco maneras de inculcarle buenos hábitos de alimentación a tus hijos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio