Compartir
Publicidad

La microbiota contribuye al efecto yo-yo

La microbiota contribuye al efecto yo-yo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de seguir una dieta, muchas persona se encuentran con el efecto rebote, también conocido como efecto “yo-yo”. Y lo peor es que la mayoría de las personas no sólo regresan a su peso anterior, sino que ganan más peso con cada ciclo de dieta. Lo preocupante es que no sólo aumenta su proporción de grasa corporal, sino también su riesgo de padecer diabetes, hígado graso y otras enfermedades relacionadas con el sobrepeso y obesidad.

Un nuevo estudio realizado en el Instituto Weizmann de Ciencias de Rehovot, Israel, sugiere que los microbios que viven en el intestino podrían ser culpables de estos rebotes. En experimentos con ratones, demostraron que la microbiota intestinal juega un papel muy importante en exacerbar el aumento de peso después de realizar dietas. Además aseguran que esto se puede prevenir, alterando la composición o la función de la microbiota.

Es como si la microbiota de las personas con sobrepeso y obesidad tuviera una memoria del peso anterior, buscando regresar al peso anterior. En un experimento, los investigadores acabaron con los microbios intestinales de los ratones al darles antibióticos de amplio espectro, y se eliminó el aumento exagerado de peso después de una dieta. En otro experimento, los científicos introdujeron microbios intestinales de ratones con antecedentes de obesidad, en ratones libres de gérmenes. Observaron que la ganancia de peso fue mucho mayor al alimentarlos con una dieta alta en calorías, en comparación con los ratones libres de gérmenes que recibieron microbios de ratones sin antecedentes obesidad.

Bajar de peso

Después los científicos desarrollaron un algoritmo, basado en cientos de parámetros individualizados de la microbiota, que logro predecir con éxito el aumento de peso en cada ratón. También lograron identificar dos moléculas que al parecer son las encargadas de que la microbiota busque recuperar el peso perdido. Se trata de unos flavonoides que son degradados rápidamente por la microbiota post-dietética, de modo que los niveles de estas moléculas en ratones después de hacer una dieta, son más bajos que la de los ratones sin antecedentes de obesidad.

En circunstancias normales, estos dos flavonoides promueven el gasto energético durante el metabolismo de las grasas. Los bajos niveles de estos flavonoides después de hacer una dieta, impiden la liberación de energía derivada de la grasa, haciendo que los ratones acumulen más grasa cuando regresan a una dieta alta en calorías.

Con estos descubrimientos, los investigadores desarrollaron tratamientos para tratar la obesidad recurrente. Primero implantaron en ratones anteriormente obesos, microbios intestinales de ratones que nunca habían sido obesos. Este trasplante de microbiota fecal borró la memoria de obesidad en estos ratones cuando fueron re-expuestos a una dieta alta en calorías, previniendo la obesidad recurrente excesiva.

Frutas y verduras

Después, a los ratones que terminaron un periodo de dieta, les agregaron a su agua los dos tipos de flavonoides. Esto ocasiona que sus niveles de flavonoides estuvieran en niveles normales, y por lo tanto su gasto de energía fue el adecuado. Incluso después de regresar a una dieta alta en calorías, los ratones no tuvieron un aumento de peso acelerado.

Estos resultados advierten de la importancia de mantener una dieta rica en nutrientes, sobre todo alimentos ricos en flavonoides, principalmente frutas y verduras. Y son el inicio de investigaciones futuras para trasladar estos resultados a terapias para la prevención del efecto yo-yo en humanos.

Imágenes | Enrique Calabuig | potamos.photography | sagriffin305 |

En Vitónica México | ¿Los antibióticos nos están haciendo engordar?
En Vitónica México | ¿Pensamiento confuso? El culpable puede ser tu microbiota

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio