Compartir
Publicidad

Estudios encuentran que los probióticos pueden reducir los síntomas del autismo

Estudios encuentran que los probióticos pueden reducir los síntomas del autismo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El trastorno del espectro autista, es una condición neurobiológica que afecta el funcionamiento social y comunicativo de las personas. Sin embargo, se ha visto que la mayoría de los niños con autismo, alrededor del 90 por ciento, presentan graves problemas gastrointestinales. Según el Centro de Control y Prevenciones de Enfermedades de Estados Unidos, los autistas tienen 3.5 veces más probabilidades de sufrir diarrea crónica u estreñimiento.

Al día de hoy no existe ninguna cura para el autismo, ni tampoco existen medicamentos para tratar los síntomas. Buscando soluciones a este trastorno, investigadores del Instituto de Tecnología de California, encontraron que cuando los ratones que presentaban síntomas autísticos, eran tratados con probióticos, además de restaurar el funcionamiento de la barrera intestinal, también notaron alteraciones positivas en su comportamiento.

Probioticos

El principal tratamiento para el autismo es la terapia conductual. Pero los resultados del estudio sugieren que, en un futuro, los probióticos podrían ser una alternativa de tratamiento para los síntomas del comportamiento autístico.

Investigando un poco más, me di cuenta que la relación entre los probióticos y el autismo no es algo nuevo. La neuróloga Natasha Campbell-McBride, ya había reportado que casi todas las madres de niños autistas, presentaban una flora intestinal irregular. Se sabe que en el momento del nacimiento, los recién nacidos heredan la flora intestinal de las madres. De hecho, algunos estudios han demostrado que los bebés que nacen por cesárea, presentan una microflora débil y menos diversa que los bebés nacidos de forma natural.

Yogurt

Analizando la flora intestinal de niños saludables y niños autistas, se dio cuenta que la cantidad y diversidad de la microflora de los autistas, es mucho más reducida. La doctora Campbell desarrolló la dieta GAPS, que por sus siglas en ingles significa Síndrome del Intestino y Psicología. Se trata de una dieta temporal que la doctora probó en su propio hijo autista. El objetivo de la dieta es sanar el revestimiento intestinal, reequilibrar la flora intestinal y ayudar en la absorción de nutrientes.

Básicamente, la dieta GAPS, prohíbe el consumo de granos, azúcar y almidones, y promueve el consumo de alimentos ricos en probióticos, grasas saludables, y aminoácidos necesarios para curar la pared del intestino. Una vez que el revestimiento del intestino se cura, muchos problemas de salud crónica desaparecen. Es importante recalcar que está dieta es temporal, la doctora promueve que después de cierto tiempo se incorporen los demás alimentos.

Lunch saludable

Al día de hoy, el consumo de probióticos se considera una práctica segura, de hecho algunos médicos promueven el consumo de probióticos durante el embarazo. Los efectos secundarios adversos más comunes son hinchazón y flatulencia, que generalmente desaparecen al descontinuar su uso. La investigación continua, por el momento se considera que todos los probióticos son benéficos, pero todavía no está claro si existe una cepa que tenga más beneficios.

Vía | Psychology Today

Imágenes | hepingting | brownpau | Dvortygirl | Melissa |

En Vitónica México | Los efectos globales de los sistemas de vacunación
En Vitónica México | Optimizar nuestra nutrición para prevenir enfermedades mentales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio