Estudio explica como criar a un niño honesto

Estudio explica como criar a un niño honesto
Sin comentarios

Cuando se trata de moralidad, los niños pequeños son bastante estrictos: es bueno o mal, no hay puntos intermedios. El esfuerzo o la intención no son considerados como una opción. Investigaciones previas han sugerido que los niños empiezan con una idea de que el conflicto moral interno es inherentemente negativo, pero con el paso del tiempo llegan a valorar la fuerza de voluntad y el autocontrol.

Sin embargo, la cosa se complica cuando hay un castigo de por medio. Puedes decir la verdad sobre la travesura que hiciste y meterte en problemas, o puedes mentir y evitarlo. A menos de que algún adulto se la pase todo el tiempo repitiendo la importancia de la honestidad, no existe mucho incentivo para escoger la primera opción.

Un vistazo a…
Jugo verde para desintoxicar tu cuerpo de metales pesados | Receta fácil| Directo al Paladar México
niños leyendo

Un estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology se enfocó precisamente en esto. Si la honestidad es algo que se puede enseñar, ¿por qué no darles a los niños un mejor incentivo para aprenderlo? Los investigadores reclutaron a niños entre los 4 y los 9 años de edad y les pidieron que leyeran dos historias sobre niños que se comportan mal.

En una historia, el personaje principal robó caramelos de un amigo. En la otra, un niño empujaba a otro niño de un columpio. La mitad de los niños leyeron la historia en la que el ladrón de caramelos le confesaba a su madre su crimen, y el empujador de columpio mentía. Para la otra mitad, las historias fueron al revés. En todos los casos los investigadores interrumpieron la lectura de los niños para preguntarles que pensaban sobre los delincuentes. ¿Qué creían que sentían los personajes? ¿Qué tan fuertes eran sus emociones? ¿Por qué se sentían como lo hacían? Cuando terminaron de leer les hicieron preguntas similares sobre las madres de los personajes.

Pon tu texto aquí...

niño gritando

Al mismo tiempo, los investigadores les dieron un cuestionario a los padres de los niños, pidiéndoles que evaluaran ciertas declaraciones sobre como sus hijos se relacionaban con las mentiras, como "Confesará una mala conducta, incluso si es poco probable que lo descubra". Los niños que eran mejores diciendo la verdad, también fueron los que más vincularon la honestidad en las historias con emociones positivas, diciendo que los personajes se sentirían mejor una vez que dijeran lo que realmente habían hecho, y que las mamás ficticias estarían felices de que lo hubieran hecho.

Los investigadores explican que los niños son más propensos a ser honestos cuando saben que la honestidad complace a sus padres. Esto va de la mano con la idea de ser accesible como padre, de saber escuchar sin enojarse de inmediato. No significa que no se vale enojarse, es más bien una forma de responder con frases como “me alegro que me lo hayas contado” antes de pasar a explicar que eso no se debe de hacer. Decir la verdad es mucho más atractivo cuando los niños saben que han hecho bien.

Imágenes | Jay | Neeta Lind | Mindaugas Danys |

En Vitónica México | 5 maneras de honrarte a ti mismo cada día
En Vitónica México | Los padres deberían evitar hablar del peso de sus hijos

Temas
Comentarios cerrados
Inicio