¿El entrenamiento debe ser el mismo para hombres y mujeres? Parte 1

¿El entrenamiento debe ser el mismo para hombres y mujeres? Parte 1
Sin comentarios

Sabemos que los hombres y las mujeres tienen diferencias anatómicas y fisiológicas. Por ejemplo, las mujeres tienen un mayor porcentaje de fibras musculares de contracción lenta en comparación con los hombres. Por su lado, los hombres tienen muchas más fibras musculares de contracción rápida que las mujeres. Además, hay diferencias importantes en el sistema endocrino y en el cardiovascular, entre otros.

A partir de estas diferencias, es difícil entender por qué la mayoría de las rutinas de ejercicio son las mismas para los hombres y para las mujeres. A continuación hablare más a fondo de algunas de estas diferencias fisiológicas, y en la siguiente parte veremos algunas recomendaciones de ejercicios, específicos para cada género.

Maratón
Un vistazo a…
Jugo verde para desintoxicar tu cuerpo de metales pesados | Receta fácil| Directo al Paladar México

Fibras musculares

Se ha comprobado que las mujeres tienen una mayor proporción de fibras tipo I en el músculo esquelético, mientras que las fibras musculares de tipo II son más frecuentes en los hombres. Estas diferencias tienen efectos en los rendimientos físicos de cada género.

El músculo esquelético se divide en dos tipos de fibras: tipo I (contracción lenta) y tipo II (contracción rápida). Las fibras de tipo I son más eficientes que las fibras de tipo II al utilizar oxígeno para crear trifosfato de adenosina (ATP), la fuente de energía del cuerpo. Esto es ideal para los ejercicios de resistencia. Por el contrario, las fibras de tipo II presentan entre un 10 a un 20 por ciento mayor fuerza de contracción que las fibras de tipo I. Las fibras de tipo II son ideales para aquellas actividades que requieren velocidad. Además las fibras de tipo I utilizan principalmente respiración mitocondrial, en cambio las fibras de tipo II prefieren la glucólisis. Las fibras de tipo I son más resistentes a la fatiga que las fibras de tipo II.

Pilates

Uso de la energía

Para que el cuerpo humano realice cualquier tipo de ejercicio, necesita energía en la forma de ATP, el cual se obtiene a través de tres sistemas: el sistema de fosfágeno, la glucólisis y la respiración mitocondrial. Estos tres sistemas utilizan diferentes sustratos, y producen ATP a través de diferentes procesos químicos. Los sustratos son la fosfocreatina, carbohidratos en forma de glucosa, y lípidos en forma de ácidos grasos libres.

El sistema fosfágeno es la reacción química más simple y más rápida para obtener ATP. La glucólisis requiere el uso de una o dos moléculas de ATP y puede producir dos o tres moléculas de ATP. Aunque la glucólisis no es tan rápida como el sistema fosfágeno y tiene un costo de ATP, se considera una fuente rápida de energía. La respiración mitocondrial produce el mayor número de moléculas de ATP, pero es considerablemente más lento. La respiración mitocondrial puede utilizar tanto lípidos como carbohidratos como sustratos.

Un estudio demostró que los hombres utilizan el sistema de la glucólisis entre un 15 a 32 por ciento más en comparación con las mujeres. También se demostró que las mujeres tienen un 15 por ciento más capacidad de la ß-oxidación, es decir, la quema de grasa, con respecto a los hombres. Así que las mujeres son más dependientes de los lípidos como sustrato, mientras que los hombres tienden a ser más dependiente de los carbohidratos. Estas diferencias dependen del tipo de fibra muscular predominante en cada sexo.

Hombre

Hormonas

La epinefrina y la norepinefrina, conocidas como catecolaminas, son dos hormonas súper importantes durante el ejercicio prolongado, ya que juegan un papel fundamental en la transportación de oxígeno y sustratos energéticos a los músculos esqueléticos activos. Las catecolaminas estimulan las funciones respiratorias, cardíacas, metabólicas y de termorregulación.

Las concentraciones de epinefrina y norepinefrina, en reposo y durante el ejercicio, varían entre hombres y mujeres. Se han medido las concentraciones de epinefrina y norepinefrina en la sangre después de realizar ejercicio, y se han encontrado mayores concentraciones en los hombres que en las mujeres. La mayor capacidad para secretar estas hormonas, representa una ventaja competitiva en los hombres.

Otra hormona clave que es muy diferente en hombres y mujeres, es el estrógeno. Las mujeres tienen concentraciones significativamente más altas de estrógeno en comparación con los hombres. Durante el ciclo menstrual de la mujer, las concentraciones de estrógeno cambian, llegando a los niveles más bajos durante la fase folicular y los niveles más altos durante la fase lútea. Las mayores concentraciones de estrógeno se relacionan con el aumento en la oxidación de los lípidos, junto con una disminución en el uso de glucógeno muscular. Como se mención antes, la utilización de lípidos genera ATP a un ritmo más lento con respecto a la oxidación de carbohidratos. En resumen, los hombres tienen mayores concentraciones de catecolaminas y menores niveles de estrógeno, mientras que las mujeres tienen menores concentraciones de catecolaminas y mayores niveles de estrógeno.

Imágenes | Anthony Topper | GoToVan | Fit Approach | William Franklin |

En Vitónica México | ¿Por qué los hombres mueren antes que las mujeres?
En Vitónica México | Los hombres comen más cuando comen acompañados de mujeres

Temas
Comentarios cerrados
Inicio