Publicidad

Dale un enfoque holístico a tu entrenamiento

Dale un enfoque holístico a tu entrenamiento
Sin comentarios

Cuando entrenamos, la mayoría de las veces nos enfocamos exclusivamente en el número de calorías, en el grupo muscular a trabajar, en tonificar cierta parte corporal o en bajar de peso. Pero si estás interesado en darle un giro más holístico a tus entrenamientos, empieza con el nervio vago.

Este nervio es el comandante del sistema nervioso parasimpático, que es parte del sistema nervioso autónomo. El nervio vago está afincado en el tronco cerebral y en el cerebelo, y literalmente “vaga” por todo el cuerpo, distribuyéndose en múltiples ramas que pasan por la gran mayoría de los órganos. Cuando alguien dice que tiene una sensación visceral, se está refiriendo al nervio vago, ya que es el responsable de transferir las emociones y el estado de los órganos al cerebro.

El sistema nervioso parasimpático es el responsable del efecto calmante en el cuerpo, es el encargado de reducir la frecuencia cardíaca y desencadenar la liberación de acetilcolina, el tranquilizante natural del cuerpo. El nervio vago también es conocido como el nervio "descanso y digestión" y "alimentación y reproducción", ya que estimula este tipo de actividades: el descanso, el sueño, la digestión y la excitación sexual.

Meditar

La estimulación del nervio vago ha demostrado tener muchos beneficios para la salud. Por ejemplo, se ha observado que el yoga puede ser una terapia efectiva en el tratamiento de los pacientes con trastornos psicológicos y médicos relacionados con el estrés, incluyendo depresión, ansiedad, presión arterial alta y enfermedades cardíacas. Se cree que el estrés provoca un desequilibrio en el sistema nervioso autónomo, así como un descenso en la actividad del ácido gamma amino-butírico (GABA), un neurotransmisor inhibitorio.

En los trastornos de ansiedad, depresión, estrés post-traumático, epilepsia y dolor crónico se han observado niveles bajos de GABA. Al día de hoy, los investigadores creen que la estimulación del nervio vago puede aumentar los niveles de GABA, lo que podría explicar porque la estimulación del nervio vago disminuye la frecuencia de las convulsiones y los síntomas de la depresión.

yoga

En otro estudio se demostró que las personas que practicaban yoga aumentaban sus niveles de GABA mientras que disminuían los síntomas de la ansiedad, por el otro lado, las personas que sólo caminaban, no mostraron ningún aumento en los niveles de GABA. En otro estudio se encontró que un tono vagal alto formaba parte de un lazo de retroalimentación entre emociones positivas, salud física y conexiones sociales positivas. Un tono vagal saludable se demuestra por un aumento de la frecuencia cardíaca al inhalar y una disminución de la frecuencia cardíaca al exhalar.

Todo esto suena súper bien ¿no? Existen varias cosas que puedes hacer para estimular este nervio y gozar de sus beneficios. Por ejemplo ciertas técnicas de respiración, así como el yoga y la meditación, son excelentes formas de estimular el nervio vago de forma natural. Aunque no lo creas, reír y cantar son excelentes estimulantes del nervio vago ya que ocasionan variabilidad de la frecuencia cardíaca. Cuando respiramos con atención plena, es decir disminuimos la velocidad y nos enfocamos en la dirección del movimiento diafragmático, se altera la forma en que el tronco encefálico manda señales al diafragma para contraerse, como lo hace unas 25,000 veces al día cuando respiramos sin pensar en ello.

Otros proponentes recomiendan ciertos tipos de masajes. Por ejemplo, los famosos masajes de lifting faciales, que es el que puedes ver en el video. La mandíbula está relacionada con el nervio trigeminal y el nervio vago, y se ha visto que muchas veces las mandíbulas desalineadas pueden causar un tono vagal bajo. Cuando se estimula el tejido donde el nervio vago se ramifica detrás de las orejas, se puede disminuir la compresión que el tejido muchas veces ejerce en la base del cráneo. En ocasiones el nervio está bien, pero el tejido que lo rodea causa desequilibrios en su conexión con el cerebro. Al liberar los tejidos en esta área, se regresa el equilibrio y la conexión del nervio vago debe funcionar de manera eficiente.

Las inversiones suaves, tan comunes en yoga, también son una excelente forma de estimular al nervio vago. El objetivo es lograr que la pelvis y el corazón queden ligeramente más altos que la cabeza. Esto activa los barorreceptores situados a los lados del cuello dentro de las arterias carótidas. Estos sensores de presión transmiten mensajes directamente al nervio vago, que responde mediante la constricción de todos los vasos sanguíneos y disminuyendo la tasa de respiración. Todo esto retrasa la función simpática y acelera la parte parasimpática.

Imágenes | Jon Fife | Nickolai Kashirin | HAMZA BUTT |

En Vitónica México | Algunas formas en las que el yoga cambia tu cerebro
En Vitónica México | El Yoga en números

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios