Cómo la tuberculosis cambio la moda

Cómo la tuberculosis cambio la moda
Sin comentarios

Hace unos días leí un artículo que habla de cómo una enfermedad cambio la moda de una época. Se trata del impacto de la tuberculosis en la moda victoriana. A mediados de la década de 1800, la tuberculosis era considerada una epidemia en Europa y en Estados Unidos. Es una enfermedad altamente infecciosa que ataca a los pulmones y daña otros órganos.

Debido a que antes no existían los antibióticos, las víctimas se iban desgastando poco a poco, se volvían pálidas y delgadas, hasta que finalmente morían por desgaste. Debido a que era una enfermedad muy común, durante varias décadas los estándares de belleza imitaron los signos y síntomas de la tuberculosis. Durante 1780 y 1850, se observó un aumento de la estética de la tuberculosis en la belleza femenina.

Un vistazo a…
Jugo verde para desintoxicar tu cuerpo de metales pesados | Receta fácil| Directo al Paladar México
Moda victoriana

En ese tiempo se pensaba que el desgaste era causado por la herencia o por los miasmas, o “malos aires” en el medio ambiente. Entre la clase alta, una de las formas en las que evaluaban la predisposición de una mujer a padecer tuberculosis era por su atractivo físico. Se decía que la tuberculosis aumentaba los rasgos físicos establecidos como estándares de belleza en esa época, por ejemplo la delgadez y la piel pálida.

Se decía que las pacientes presentaban, inclusive antes de la enfermedad, una piel delicada y transparente, un cabello fino y sedoso, unos ojos brillosos y dilatados, mejillas rosadas y labios rojos, rasgos comunes también en los pacientes con tuberculosis. Hoy se sabe que estas características son causadas por presentar una fiebre frecuente de bajo grado.

Moda victoriana

A mediados de 1800, estos síntomas empezaron a ser resaltadas en elementos de la moda. Por ejemplo, los corsés fueron diseñados para acentuar las cinturas súper delgadas, y se complementaban con faldas voluminosas que destacaban aún más la cintura estrecha de las mujeres. Las mujeres de la clase media y alta trataban imitar la apariencia de desgaste con el uso de maquillaje para aclarar el tono de la piel, enrojecer los labios y colorear las mejillas.

En 1882, Robert Koch descubrió la bacteria que causaba la tuberculosis. Por primera vez en mucho tiempo, se supo que la enfermedad era causada por un microorganismo, no por los miasmas, y que era una enfermedad contagiosa. Varios países crearon campañas de salud pública, donde una de las recomendaciones era dejar de usar esas faldas voluminosas y largas, ya que recogían gérmenes de la calle y los llevaban a sus casas. Se empezó a creer que los ajustados corsés de la época victoriana, agravaban la tuberculosis al limitar el movimiento de los pulmones y la circulación de la sangre.

Bigotes victorianos

Cuando las faldas se recortaron, los zapatos se convirtieron en un accesorio importante en la apariencia de una mujer. Además durante esa época, los médicos empezaron a recomendar tomar el sol de forma regular como un tratamiento para la tuberculosis, dando lugar al fenómeno moderno del bronceado.

La moda masculina también tuvo sus ajustes. En la época victoriana las barbas grandes, frondosas y esculpidas, eran lo que se acostumbraba. La moda se debía a los soldados británicos que se dejaban crecer la barba para mantener el calor durante la Guerra de Crimea en la década de 1850. En las primeras décadas de 1900, las barbas y los bigotes se consideraron peligrosos para la transmisión de gérmenes. Obviamente los primero en adoptar la moda de una cara bien afeitada fueron los cirujanos y los médicos.

Vía | Smithsonian Magazine

Imágenes | CharmaineZoe's Marvelous Melange | Vincent Tam | CharmaineZoe's Marvelous Melange | Paul Stevenson |

En Vitónica México | En Vitónica México |

Temas
Comentarios cerrados
Inicio