Algunos tratamientos para el Síndrome del Piriforme

Algunos tratamientos para el Síndrome del Piriforme
Sin comentarios

¿Alguna vez has experimentado dolores espontáneos en la espalda baja, dolor en las caderas y en la zona de las nalgas, o una sensación de hormigueo o adormecimiento que se extiende hasta los pies? Si es así, es posible que tengas el síndrome del piriforme.

El síndrome del piriforme es un tipo de trastorno neuromuscular doloroso, que afecta las caderas, nalgas y muslos. Es causada por la contracción de un músculo pequeño llamado piramidal, o piriforme, que comprime el nervio ciático, un nervio grueso que viaja a través de toda la pierna. La ciática y el síndrome de piriforme están bastante relacionados y causan síntomas muy parecidos, aunque en la mayoría de los casos de dolor del nervio ciático no son debido al síndrome del piriforme.

Un vistazo a…
Jugo verde para desintoxicar tu cuerpo de metales pesados | Receta fácil| Directo al Paladar México

El nervio ciático pasa a través del músculo piriforme, y debido a que los dos tienen muchas funciones similares, es bastante común que el dolor del nervio ciático y el síndrome piriforme se confundan. El nervio ciático viaja por la parte posterior de la pierna hasta llegar a los pies, y al igual que el músculo piriforme, puede llegar a ser usado en exceso, dejándolo más susceptible a entumecimientos, espasmos musculares y dolor crónico en las áreas circundantes.

Mujer corriendo

El piriforme es un músculo pequeño situado cerca de la articulación de la cadera, detrás del glúteo mayor. Su función principal está relacionado con el equilibrio, la estabilización de la articulación y el movimiento de la parte inferior del cuerpo. Es el responsable de ayudar a la articulación de la cadera en la elevación, rotación y movimiento; además el músculo piriforme conecta la columna inferior con la parte superior de los muslos y facilita el caminar, levantar objetos y muchas otras actividades cotidianas. Debido a que está involucrado en casi todas las funciones de la cadera y de los glúteos, el síndrome del piriforme es bastante molesto y perjudicial.

Algunas de las causas más comunes se deben al uso excesivo del músculo, que puede ser por permanecer largos períodos sentado, hacer demasiado ejercicio, correr, caminar o hacer otras actividades repetitivas, practicar deportes, subir escaleras, levantar objetos pesados, entre otros. Otras causas se deben a daños musculares como accidentes vehiculares, caídas, giros repentinos de la cadera o heridas penetrantes. El síndrome del piriforme suele aparecer más comúnmente en las personas entre los 40 y los 50 años de edad. Además se ha visto que es seis veces más común que lo padezcan las mujeres, probablemente debido a la biomecánica asociada con los cuádriceps y caderas más amplias.

Dolor espalda

Una vez diagnosticado, el síndrome piriforme se suele tratar con medicamentos anti-inflamatorios y anti-espasmódicos. Aunque también puedes recurrir a otros tratamientos como terapia física, yoga, estiramientos y tomarte algún tiempo de recuperación.

La terapia física puede ayudar bastante con el dolor del piriforme. Generalmente se incluyen estiramientos, ejercicios de fortalecimiento y la movilización de la articulación de la cadera en varios planos. Se puede realizar una liberación miofascial usando un rodillo de espuma a lo largo de los muslos, la cadera y las nalgas para romper las adherencias de los tejidos y mejorar la recuperación. Para prevenir que los síntomas regresen, es importante realizar constantemente ejercicios de movilización de la cadera, estiramientos de isquiotibiales, además de fortalecer los cuádriceps, la espalda baja y el núcleo.

Practicar yoga también puede ser de gran ayuda en estos casos. El objetivo debe ser el fortalecimiento de los músculos aductores. Con la práctica del yoga se desarrolla una buena postura, lo que reduce la rigidez, la inflamación y el dolor a lo largo del nervio ciático. A continuación explicare algunos ejercicios que pueden realizarse varias veces a la semana.

Estiramiento
  • Colocarse boca arriba y extender el piriforme con un crossover. Para esto se mueve la rodilla izquierda hacia el hombro derecho, sujetando la rodilla con la mano izquierda y el talón con la mano derecha.

  • Colocarse boca arriba y extender el piriforme sin un crossover. Es decir, mover el talón de la pierna izquierda hacia el hombro derecho.

  • Colocarse boca arriba y extender el piriforme con la ayuda de la otra pierna. Mover la rodilla derecha hacia el hombro derecho, y cruzar la pierna izquierda sobre ella.

Lo ideal es mantener cada una de las posiciones entre 30-60 segundos, y empezar con tres series de 5 a 10 repeticiones de cada estiramiento, dos o tres veces al día.

Imágenes | Adrian Scottow | brett lohmeyer | Samantha Evans Photography | Matt Chan |

En Vitónica México | ¿Qué hace que los músculos se desarrollen?
En Vitónica México | ¿Qué es el psoas? ¿Por qué es importante?

Temas
Comentarios cerrados
Inicio