Publicidad

Si amas las alitas de pollo, te interesará cuáles son las ventajas, desventajas y mitos sobre su consumo

Si amas las alitas de pollo, te interesará cuáles son las ventajas, desventajas y mitos sobre su consumo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

No importa si estás o no viendo los deportes, si sales a cenar con tus amigos o si simplemente el antojo te gana un día y corres al restaurante de donde te guste más cómo saben las alitas: este snack siempre está presente.

Y no solo eso: las amamos. No obstante, a pesar de que sí se les han encontrados varios beneficios a tu organismo, en la actualidad también es conocido que, tanto existen mitos alrededor de ellas, como que consumirlas verdaderamente podría atraerte problemas.

Propiedades nutrimentales

Chicken Wing 4197289 1920 Foto de Pixabay.com

Seamos objetivos. Antes de valorar sus ventajas y riesgos, hablemos de lo que aportan. Si te sirves 100 gramos de alitas, tendrás en el plato 18,33 gramos de proteínas, cero carbohidratos, 15,97 gramos de grasa, cero azúcar, 77 mg de colesterol, vitaminas A, B3, B6 y B9. En total, la porción te aportará 120 calorías.

En general, se considera que el pollo solo es las carnes más magras que existen. No obstante hablamos de piezas como muslos o pechugas. Cuando se trata de las alitas, especialmente las que se sirven fritas, con todo y piel, y con aderezos muy dulces o cremosos, su aporte nutrimental puede ascender a unas 220 o 230 calorías.

Beneficios de consumir alitas de pollo

De acuerdo con el Consejo Mexicano de la Carne (Comecarne), los beneficios de consumirlas con mínimas intervenciones en su preparación (no tan fritas, sin la piel y sin rebosados o aderezos muy calóricos) se traducen en que:

Son de fácil digestión

Chicken 3212144 1920 Foto de Pixabay.com

Como la mayor parte de la grasa del pollo viene en su piel, comerlo sin ella es muy saludable e interfiere directamente en el buen y ágil funcionamiento del aparato digestivo.

Son versátiles

Chicken 1559579 1920 Foto de Pixabay.com

Al igual que cualquier otra pieza de pollo, las alitas son versátiles porque su sabor inicial es bastante neutro. Esto hace que vaya bien en casi cualquier preparación y con muchos ingredientes distintos.

Imagina unas alitas mucho más allá del sports bar donde te las comes siempre; por ejemplo, en casa. Podrías incluirlas en una cantidad impresionante de distintas recetas mexicanas. Así te aseguras de prepararlas con sanidad absoluta y el toque picante natural que tú desees.

El precio

Esto también es muy conocido: comer alitas es barato. El pollo, en general, es una proteína muy barata. Es, de hecho, de las carnes a menor costo en el mercado.

 La gran desventaja

Sin que te alarmes, los que te citamos a continuación son algunos puntos que deberías tomar en cuenta la próxima vez que se te antoje comerte tú solo un bowl entero de alitas.

Los antibióticos, el verdadero problema

Chicken 4474176 1920 Foto de Pixabay.com

El pollo es de los animales que más han sido modificados genéticamente por el hombre. Las alitas, por ser de las partes más buscadas, mucho más. La práctica de inyectar antibióticos a estos animales que se consumen por partes, para prevenir enfermedades, que sean más grandes y crezcan más rápido, es común.

La misma Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido que se dejen de administrar estas sustancias a animales sanos, para prevenir la propagación de resistencia a antimicrobianos en seres humanos.

De acuerdo con esta dependencia de la ONU, algunos tipos de bacterias causantes de infecciones humanas graves ya son resistentes a la mayoría o a la totalidad de los tratamientos disponibles, y hay muy pocas alternativas prometedoras en fase de investigación.

Lo que la OMS, literalmente, ha pedido:

Una reducción general del uso de todas las clases de antibióticos de importancia médica en los animales destinados a la producción de alimentos, incluida la restricción completa de estos fármacos para estimular el crecimiento y prevenir enfermedades sin diagnóstico previo. Solo se debería administrar antibióticos a animales sanos para prevenir una enfermedad si esta ha sido diagnosticada en otros animales de la misma cabaña o población de peces.

El mito de las hormonas

Chickens 4145198 1920 Foto de Pixabay.com

Seguro que ya habías escuchado acerca de que a los pollos los inyectan con hormonas, también para que crezcan mucho más de lo normal. Incluso hay quienes dicen que esto repercute en las mujeres, por ejemplo, en la aparición de quistes en los ovarios.

Nada más falso. La UNAM misma asegura que eso es un mito bastante enraizado, al que es importante combatir.

En un artículo publicado por la Gaceta de la Universidad, Pilar Castañeda, quien es académica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ), asegura que la principal razón para descartar el uso de hormonas en los pollos es la económica, pues no son costeables. Además, según ella, en un ciclo de vida largo de esta ave, que por mucho son 10 semanas, no habría tiempo suficiente para que las hormonas tuvieran efecto, así que su uso no reportaría beneficio alguno.

Fuentes: OMS | UNAM | Alimentos.org | Comecarne

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios