Compartir
Publicidad

7 tipos de mostazas y cómo utilizarlas para cocinar como chef profesional

7 tipos de mostazas y cómo utilizarlas para cocinar como chef profesional
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La mostaza es uno de los condimentos más famosos del mundo. Es común que se use como aderezo de pastas, arroces y comida rápida. Difícilmente podríamos vivir sin este producto que crece en prácticamente todo el mundo pero, ¿realmente sabemos de dónde sale, cuántas distintas existen, cuál es mejor para qué tipo de guisos?

Antes que todo, debes saber que la mostaza —cuyo nombre científico es sinapsis— que sale de la botella que apachurras cada que quieres acompañar una salchicha o papas fritas, no proviene de la generación espontánea. Este producto originario de China —pero que tal como lo conocemos ahora fue empezado a producirse en Roma Antigua— no es líquido, ni pastoso de origen: es una semilla en estado natural. Es luego hasta después de que se le procesa, que adquiere la textura que más conoces.

De acuerdo con el portal especializado en temas culinarios llamado Gastronoming, hay unas 40 especies distintas de ella en el mundo. No obstante, los cuatro principales tipos que existen son la blanca, negra, café u oriental y silvestre. La gama de sabores que se obtiene de ellas van del picante al dulce o amargo.

Usos de la mostaza

No siempre se le come en estado de pasta. De acuerdo con el portal Gastronósfera, los granos de la mostaza se pueden utilizar de muchas formas: Enteros sirven para añadir a encurtidos como pepinillos, así como en escabeches. También se utilizan en el chucrut, un plato que se prepara con col blanca cortada en tiras finas y fermentada con vinagre y especias, típico de Europa.

Cuando se trituran y tuestan, las semillas se tornan grises y suaves, con textura similar a la nuez. Cuando eso pasa, son recomendables en curry. Con ellas de igual forma se puede elaborar aceite.Ahora bien, cuando los granos se muelen de forma completa se usan como aderezo. A continuación te presentamos algunos de los tipos principales resultantes de esta última presentación:

Dijon

Es una de las más famosas y socorridas. Es picante y se obtiene al moler granos enteros con vino, sal y ácido cítrico. Sabe deliciosa con papas horneadas y ayuda a normalizar la hipertensión, así como las vías respiratorias.

De Boujolais

Es francesa y, como proviene de una zona vinícola, se le procesa junto con vino tinto. Por eso mismo es más espesa. Es ideal para probar con quesos blancos, así como para poner sobre salchichas rojas artesanales de cerdo.

Reims

Proviene de la región productora de Champagne, Francia, así que se prepara con mezcla de granos de mostaza y esta bebida con denominación de origen. Va perfecto para maridar carne de res, quesos sin mucha grasa y un buen vino.

Americana

Es quizá la más amarilla de todas; esto, debido a que cuando la preparan le añaden cúrcuma. Es la que por lo general se sirve con hamburguesas, salchichas o papas. Su sabor es también quizá de los más neutros.

Dulce

Es color café claro y se prepara con vinagres, especias y miel. Usualmente acompaña a las salchichas blancas alemanas, aunque igual va bien con cualquier tipo de carne de cerdo.

Inglesa

Es muy amarilla y picante. Va perfecto con embutidos, así como en vinagretas para aderezar ensaladas. También va muy bien con carne de pollo: ya sea con alitas o con pechugas sofritas.

De Cassis 

Se trata de una preparación francesa, con base de mostaza de Dijon mezclada con granos de cassis —es una especie de grosella, por eso su color rojizo—. Se le agrega siempre vino blanco y se consume normalmente con tubérculos cocidos o como aderezo en salsas y hasta arroces.

Ahora que ya sabes un poco más del mundo de las mostazas, ¡es tiempo de conseguir muchos tipos y experimentar a la hora de la cocina!

Fuentes consultadas: Gastronosfera.com Gastronoming.com

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio