Publicidad

Gorditas infladas estilo Veracruz. Receta mexicana sencilla

Gorditas infladas estilo Veracruz. Receta mexicana sencilla
Sin comentarios

Son uno de los antojitos mexicanos más reconocibles a simple vista. Las gorditas infladas se notan donde sea, y no sólo por su sabor ni su abombado diseño; también porque son una tradición sin la que Veracruz, especialmente la ciudad de Xalapa, no se podría explicar por sí misma.

De acuerdo con el diccionario gastronómico Larousse Cocina, las gorditas de masa de maíz siempre tienen entre 6.5 cm de diámetro y 1 cm de espesor, van rellenas de pasta de frijol negro aromatizado con hojas de aguacate, y se fríen o se pueden comer solas o acompañadas con salsa picante. En la capital del mismo estado hay una cosa adicional que las identifica: se preparan mezclando desde el inicio el frijol negro refrito con la masa.

Una vez que se les tiene preparadas y sobre las mesa, es imposible no arrasar con ellas: las gorditas infladas tienen lo mismo un relleno suave y una cobertura cremosa, que una costra crujiente que cede ante la primer mordida.

¿Cómo hacer estas gorditas veracruzanas en casa? Sencillo. Necesitas muy pocos ingredientes para lograrlo y, encima, no te llevará mucho tiempo. A continuación te presentamos una lista práctica de los pasos que debes seguir para conseguirlas.

¡Que las disfrutes!

Ingredientes

Para 2 personas
  • Frijoles negros 150 g
  • Harina de maíz 250 g
  • Manteca de cerdo 100 g
  • Cebolla blanca 2
  • Queso fresco 100 g
  • Lechuga orejona 1
  • Crema 250 g
  • Sal

Cómo hacer gorditas infladas estilo Veracruz

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 24 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 4 m
  • Agrega la harina dentro de un bowl hondo.

  • Vierte poco a poco el agua tibia, hasta lograr una masa suave, que no se te pegue tanto en las manos. Deja que repose al menos 20 minutos.

  • Licúa los frijoles enteros junto con la cebolla y el ajo, hasta que su textura sea completamente homogénea.

  • En otra cacerola pon a derretirse un poco de manteca. Agrega ahí los frijoles y deja que se friten, sin que se peguen en el fondo del recipiente, por unos cinco minutos más.

  • Con tu masa haz gorditas de 6.5 centímetros de diámetro y uno de espesor. Primero precuécelas en un comal caliente.

  • Agrégalas en un cazo con un litro de aceite de canola. Fríelas ahí y con una cuchara esparce el aceite caliente encima de ellas. Espera a que inflen.

  • Luego sirve en un plato y ponles encima crema, lechuga finamente cortada y queso fresco rallado.

  • Te sugerimos disfrutarlas con una salsa de chile de árbol y, de preferencia, con una café de olla con piloncillo.

Fuente: Larousse Cocina

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios