Publicidad

Una explicación sobre la miopía que seguramente no habías escuchado

Una explicación sobre la miopía que seguramente no habías escuchado
Sin comentarios

Muchos de nosotros utilizamos lentes para ver de lejos o de cerca. Las causas más comunes son errores de refracción, forma del ojo, o la edad avanzada. Pero hace poco leí un artículo que explica que este tipo de problema de visión, también podría estar causado porque pasamos mucho tiempo en el interior, y por lo que comemos. ¿Quieres conocer más sobre esta teoría? Sigue leyendo.

¿Qué es la miopía?

La miopía es un tipo de error de refracción, donde los objetos cercanos se ven claramente, pero los objetos lejanos se ven borrosos. La refracción es el cambio de dirección de la luz, a medida que pasa a través de un objeto a otro. La visión se produce cuando los rayos de luz se refractan conforme pasan a través de la córnea y del cristalino. La luz llega a la retina, donde se traduce en mensajes que se envían por el nervio óptico al cerebro. El cerebro interpreta estos mensajes en las imágenes que vemos.

Miopia

Los errores de refracción, aparecen cuando la forma del ojo evita que la luz se enfoque en la retina. Las causas son un ojo con una longitud más larga o corta de lo normal, la forma de la córnea o el envejecimiento del cristalino. La miopía aparece cuando los ojos centran las imágenes delante de la retina en vez de sobre la retina, lo que resulta en visión borrosa. Esto ocurre cuando el globo ocular es demasiado largo.

Aunque no existen estudios que determinen con exactitud la prevalencia de defectos refractivos en la población mexicana, se estima que el 25% de la población mexicana es afectada por la miopía. Lo que sí se sabe es que a nivel mundial ha existido un incremento en este tipo de padecimiento. Aunque una de las causas más comunes son los genes, una nueva teoría indica que pasar mucho tiempo en el interior, puede ser una posible causa.

En un estudio se analizó la predisposición genética como precursor de la aparición de miopía en niños. Sorprendentemente se encontró una relación significativa con los niños que desarrollaban miopía, y el número de horas que realizaban algún tipo de deporte u otra actividad al aire libre.

Los niños que pasaban más tiempo en el exterior, desarrollaron menos miopía, independientemente de su carga genética. Un niño que está genéticamente predispuesto a presentar miopía, tiene tres veces menos probabilidades de necesitar anteojos, si pasa más de 14 horas a la semana al aire libre.

Luz solar

¿Por qué la luz solar es tan importante para la salud ocular?

Cuando pasamos tiempo al aire libre, nuestros ojos están expuestos a múltiples tipos de luz, incluyendo la luz ultravioleta B, que activa la producción de vitamina D, así como la luz brillante visible. Un estudio habla de que las personas miopes tienen niveles sanguíneos más bajos de vitamina D. La vitamina D es muy importante para el buen funcionamiento de los músculos oculares que se encuentran alrededor del cristalino. Este músculo no sólo ayuda a enfocar la luz en la retina, sino que también mantiene la forma adecuada de los ojos, así como la longitud entre el cristalino y la retina.

Se sabe que la luz solar, inclusive en un día nublado, es 10 veces más brillante que la luz en los interiores. Cuando el ojo se expone a la luz exterior, unas células especializadas de la retina, ayudan a controlar que tanto se abre o se cierra la pupila para dejar pasar la luz. Estas células están conectadas con otras células encargadas de la liberación de dopamina, un neurotransmisor que puede reducir el crecimiento del ojo, evitando así errores de refracción por un ojo demasiado largo.

Jugar aire libre

La recomendación hasta el momento, basándose en estudios científicos, es pasar tres horas al día expuestos a la luz solar exterior (menos de 10,000 lux). En Singapur, una campaña de salud pública, motiva a los niños a pasar más tiempo al aire libre para prevenir la miopía.

Otro factor para la aparición de miopía, del que se hablado últimamente, es la alimentación. Una dieta basada en el azúcar y en almidones refinados, como pan y cereales, aumenta los niveles de insulina, lo que ocasiona un globo ocular demasiado largo. Esta teoría es consistente con las observaciones que se han hecho de que una persona es más propensa a desarrollar miopía, si tiene sobrepeso o diabetes.

Aunque la teoría de la alimentación le falte un sustento científico más fuerte, creo que vale la pena escuchar estos dos factores causantes de la miopía.

Imágenes | Luis Romero | National Eye Institute | Roman Pfeiffer | Sebastiaan ter Burg |

En Vitónica México | Una rutina de ejercicio regular, puede mantener tus ojos sanos
En Vitónica México | ¿Te la vives pegado a una pantalla? Descubre lo que le sucede a tus ojos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios