Compartir
Publicidad

¿Tienes un afta? Aquí te damos algunos consejos para curarlas

¿Tienes un afta? Aquí te damos algunos consejos para curarlas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tengas un afta en este momento o no, cualquier persona a cualquier edad puede desarrollar un afta, o una úlcera bucal. Así que no está de más conocer un poco más de este padecimiento, y aprender uno que otro remedio casero para aliviar el dolor.

Un afta es un tipo de llaga abierta y dolorosa que aparece en los tejidos blandos de la boca, como los cachetes, labios, debajo de la lengua o en la base de las encías. Las aftas son benignas, redondas u ovaladas, de color blanco o amarillo, y generalmente están rodeadas por un borde rojo brillante. La mayoría de las úlceras bucales miden menos de un centímetro de diámetro. Está comprobado que las mujeres tienen mayor probabilidad de que les salga una afta que los hombres. Además se ha notado que la aparición de aftas es hereditaria.

Morder boca

¿Qué causa las aftas?

Las causas son un poco confusas, ya que pueden ocurrir por una infección viral o problemas con el sistema inmune. Aunque también aparecen por lesiones en la boca después de un trabajo dental, una limpieza bucal muy brusca, morderse la lengua o el cachete, estrés emocional, falta de ciertas vitaminas y minerales en la dieta (especialmente hierro, ácido fólico y vitamina B12), cambios hormonales, alergias a ciertos alimentos o la presencia de Helicobacter pylori (la misma bacteria que causa las úlceras pépticas).

La diferencia entre un afta y una ampolla de fiebre o el herpes labial (causada por el virus del herpes), es que las aftas nunca aparecen en el exterior de la boca y nunca son contagiosas. Eso sí, las aftas suelen ser más dolorosas, y se siente más el dolor cuando comes o hablas.

Dolor de aftas

Tipos de aftas

Las aftas se pueden dividir en tres tipos: aftas menores, aftas mayores y aftas herpetiformes. Las aftas menores son las más comunes, suelen ser pequeñas y ovaladas con un borde rojo. Pueden ser dolorosa, sobre todo al comer. Se curan en una o dos semanas, y no dejan cicatrices.

Las aftas mayores son mucho menos comunes que las aftas menores. Suelen ser redondas con bordes definidos, aunque pueden tener bordes irregulares cuando son muy grandes. Son más profundas y más grandes. Son extremadamente dolorosas y pueden tomar hasta seis semanas para sanar, en algunos casos dejan cicatrices. El último tipo de aftas, las herpetiformes, son raras y por lo general aparecen en las personas mayores. Son muy pequeñas, del tamaño de un puntito, pero tienden a aparecer en grupos de 10 a 100 llagas, las cuales a veces se fusionan en una gran úlcera de bordes irregulares. Suelen sanar, sin dejar cicatrices, en una a dos semanas.

BIcarbonato con agua

Tratamientos para las aftas

La mayoría de las aftas son muy pequeñas y desaparecen por sí solas en una o dos semanas sin dejar cicatriz. Pero a pesar de que son pequeñas, para los que tenemos aftas constantemente, una semana de dolor bucal no es la opción. Lo bueno es que existen varias maneras de reducir el dolor, muchas de ellas totalmente naturales.

Haz un enjuague bucal casero especial para las aftas. En un recipiente pequeño mezcla 1 cucharadita de bicarbonato de sodio, 2 cucharadas jugo de aloe vera y ½ taza de agua tibia. Toma un pequeño sorbo y haz buches durante al menos 10 segundos. Tira y repite hasta que no quede enjuague. No lo tragues. Repite diariamente hasta que el afta se cure por completo.

Otra opción es hacer gárgaras con vinagre de sidra de manzana, mezclado en partes iguales con agua tibia. El vinagre de manzana contiene ácido acético, el cual tiene la capacidad de matar bacterias "malas" y al mismo tiempo fomentar el crecimiento de las bacterias "buenas". El vinagre actúa como un antibiótico natural para el afta.

Usa un cotonete de algodón para aplicar una mezcla de peróxido de hidrógeno con agua, directamente a la úlcera bucal. Se recomienda no comer ni beber una hora después del tratamiento. Para que tenga un efecto positivo, debes de repetir diariamente.

Hielo

Para aliviar el dolor y reducir la inflamación, chupa cubitos de hielo. El frío reduce el flujo de sangre al afta, lo que reduce el dolor y la hinchazón.

Ten mucho cuidado con lo que comes. Cuando tengas un afta, evita alimentos con bordes pronunciados que puedan lastimar el área afectada. Evita la comida picante y la comida muy ácida, ya que pueden causar más irritación y dolor.

Debido a que una de las posibles causas es la deficiencia de ciertos nutrientes, es una buena idea tomar un suplemento con vitaminas del complejo B. En un estudio se observó que la suplementación con vitamina B12 previno la recurrencia de aftas, incluso en las personas que no presentaban déficit de vitamina B12.

Evita las pastas dentales y los enjuagues bucales que contengan lauril sulfato de sodio, que funciona como agente espumante y se ha encontrado puede contribuir con la formación de aftas y con su recurrencia. Un estudio realizado en Noruega vinculó el lauril sulfato de sodio con la incidencia de aftas. El lauril sulfato de sodio tiene un efecto desnaturalizante en la capa de mucina oral, lo que expone al epitelio subyacente, aumentandola incidencia de las úlceras bucales.

Imágenes | Practical Cures | Stepan Mazurov | joolie | Kate Ter Haar | Andy Rogers |

En Vitónica México | Mantén unas encías sanas usando hilo dental
En Vitónica México | En América Latina se encuentran los países más felices

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio