Publicidad

Revisa tus lunares. Aquí te damos algunos consejos

Revisa tus lunares. Aquí te damos algunos consejos
Sin comentarios

En México, el cáncer de piel ocupa el primer lugar de incidencia en hombres y el tercero en mujeres. Sin embargo es uno de los tipos de cáncer que mejor se pueden prevenir. Aunque no todos los cánceres de piel son mortales, el melanoma maligno, el tipo más peligroso y el que está teniendo cada vez más incidencia en nuestro país (por el momento se encuentra en el séptimo lugar de los cánceres con mayor frecuencia), es extremadamente mortal y agresivo si no se detecta a tiempo.

Afortunadamente, el melanoma es fácil de tratar si se detecta a tiempo. Por lo general proporciona una señal a través de una mancha, lunar, ulceración o marca en la piel. Lo recomendable es autoexaminarse para identificar este tipo de cambios en nuestra piel, y en caso de notar algo raro o fuera de lo normal, acudir con un dermatólogo. Para evaluar a los lunares, se utiliza el acrónimo ABCDE.

Quemada de sol

Conoce el ABCDE de los lunares

Cuando te hagas tu autoexploración, evalúa cada lunar siguiendo los siguientes rubros. Esto te ayudara a identificar cualquier posible anomalía.

A – Asimetría. Un lunar normal y sano, suele ser redondo debido a que crece de manera uniforme. Es simétrico, es decir que si se dibuja una línea en el centro, las dos partes deben de ser iguales. Si la mitad de un lunar se ve diferente de la otra, es una señal de que el lunar podría ser canceroso.

B – Bordes irregulares. Los lunares cancerígenos tienden a tener un borde irregular, mal definido, o borrosos. Por el contrario, los lunares normales y sanos tienden a ser mucho más redondos, con bordes suaves y bien definidos.

C - Color. Un lunar suele tener un color uniforme, mientras que los melanomas suelen ser desiguales en su color. Un melanoma puede tener dos o tres tonos de sombras cafés o negras, o tonos rojos y rosas. El oscurecimiento de un lunar es un signo de que se puede estar convirtiendo en un riesgo a la salud.

ABCDE

D - Diámetro. Este es uno de los puntos más difíciles a evaluar. Los melanomas suelen ser más grandes de 6 milímetros. Es común que un melanoma continúe aumentando de tamaño. Sin embargo, esto no es un signo seguro de que se trate de un melanoma maligno. Un lunar canceroso puede ser más pequeño, y un lunar normal puede ser mayor.

E - Evolución o elevación. Un lunar que cambia de tamaño, forma o color es definitivamente uno que debe ser observado por un médico. Un melanoma a menudo se hace más grande y puede elevarse por encima de la superficie de la piel.

Autoexamínate

Ahora que ya conoces los puntos clave que debes de buscar en los lunares, es importante que los pongas en práctica al hacer un autoexamen. La recomendación es hacerte el examen de forma mensual, tomando nota de los lunares que tienes y examinando si hay cambios o si aparecen lunares nuevos. Recuerda que el melanoma puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, desde el cuero cabelludo hasta entre los dedos de los pies.

Luz solar

Detectar el cáncer de piel en su etapa temprana es esencial, ya que el lunar maligno puede ser removido antes de que se extienda a otras partes del cuerpo. La mayoría de los cánceres de piel son causados por la exposición a la luz ultravioleta del sol. Las personas con piel más clara, que se quema fácilmente, son más susceptibles a varios tipos de cáncer de piel, aunque cualquier color de piel puede ser dañada por la luz del sol.

Imágenes | Scott Robinson | Phil Kates | UVISTAT | Angela Marie |

En Vitónica México | Breve guía sobre los protectores solares
En Vitónica México | Con este vídeo, nunca te olvidarás de ponerte protector solar

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios