Publicidad

Haz tu propio botiquín de primeros auxilios

Haz tu propio botiquín de primeros auxilios
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Es muy importante siempre tener en nuestra casa un botiquín de primeros auxilios, ya sea que te acabas de ir a vivir solo o vives con tu familia. Un botiquín de primeros auxilios sirve para tratar síntomas, lesiones y emergencias de todos los días. No necesitas ser una enfermera o un doctor, solamente tener un poco de sentido común y contar con las herramientas básicas.

Algunas farmacias venden un kit de primeros auxilios, pero la verdad es que muchas veces son muy reducidos en sus productos. Aquí podrás encontrar algunas recomendaciones para que armes tu propio botiquín casero. Recuerda siempre tenerlo en el mismo lugar, al alcance de las personas adecuadas, para que siempre esté a la mano cuando lo necesites.

Vendajes y compresas

Curitas
  • Curitas, en diferentes tamaños
  • Férulas de aluminio para los dedos
  • Vendas en diferentes tamaños para cubrir lesiones en la muñeca, el tobillo, la rodilla y el codo
  • Cinta de tela adhesiva
  • Protectores, almohadillas y vendajes para los ojos
  • Gasas estériles

Equipo de salud

Termometro
  • Dispositivos de succión (pera o jeringa)
  • Goteros
  • Bolsas de hielo instantáneo
  • Manual de primeros auxilios
  • Desinfectante de manos
  • Guantes estériles para reducir el riesgo de contaminación
  • Bolas de algodón estéril
  • Hisopos de algodón estériles
  • Jeringas y cucharas para administrar dosis específicas de medicamentos
  • Termómetro
  • Pinzas para extraer astillas
  • Seguros (imperdibles)
  • Tijeras

Medicinas

Medicinas
  • Solución o toallitas antisépticas
  • Pomada antibiótica, como bacitracina, polisporina o mupirocina
  • Enjuague estéril, como solución salina para lentes de contacto
  • Loción de calamina para picaduras
  • Crema, ungüento o loción de hidrocortisona para la picazón
  • Antiinflamatorios
  • Vaselina u otro lubricante
  • Carbón activado
  • Gel de aloe vera
  • Medicamentos antidiarreicos
  • Antihistamínicos orales, como la difenhidramina (Benadryl)
  • Analgésicos
  • Medicamentos de uso personal

Si te gusta acampar o hacer algún tipo de actividad en el exterior, te recomiendo que consideres tener un botiquín de primeros auxilios con herramientas mucho más completas. Muchas veces la clínica de salud se encuentra lejos, y los primeros minutos después de un incidente pueden ser críticos para el pronóstico de la lesión. Un curso de primeros auxilios también te servirá mucho.

Seguramente el botiquín lo vas a utilizar para accidentes pequeños, que no amenazan la vida pero que son dolorosas e irritantes, como quemaduras leves, ampollas, picaduras, reacciones alérgicas, entre otras. Es indispensable contar con curitas, parches de hule espuma para ampollas, pomada antibacterial, antihistamínico, loción de calamina, aloe vera, gotas para ojos irritados, vendas, pastillas contra la diarrea, jabón, tijeras, pinzas, linterna pequeña, protector solar, cobija, encendedor, navaja y un manual de primeros auxilios.

Accidente

Si las actividades que realizas son más riesgosas, considera los consejos de primeros auxilios para tratar una fractura, que es detener el sangrado en caso de que lo haya, inmovilizar el área lesionada, aplicar compresas de hielo para reducir la inflamación y el dolor. Algunos elementos para este tipo de accidentes pueden ser tablillas inmovilizadoras, vendas para sostener la tablilla, bolsas de hielo instantáneas, agente hemostático y analgésicos.

Para moretones y raspones, lo más importante en este tipo de lesiones es prevenir una infección y calmar el dolor. Algunas herramientas que podrías utilizar son los paquetes de hielo instantáneo, peróxido de hidrogeno o yodo, algodón. En el caso de cortadas, es muy importante mantenerlas limpias y reducir el sangrado. Lo ideal es que en tu botiquín tengas un agente hemostático, una jeringa de 60 cc para lavar el área, tintura de yodo al 2% para desinfectar el agua con la que vas a lavar la herida y tiras para cerrar heridas (vendolines).

En este tipo de botiquín, también puedes considerar tener una lista con teléfonos de contacto incluyendo familiares, doctores y servicios de emergencia locales. Siempre revisa la fecha de caducidad de los medicamentos, por lo menos cada tres meses, y asegúrate que cuentas con la cantidad adecuada de insumos y medicamentos, basándote en el número de personas con las que viajas y en la duración de la actividad.

Lo más importante es tú actitud en caso de emergencia, si estás preparado seguramente será más fácil de manejar.

Imágenes | Getty Images Latin America: Photodisc, Splash RF, Tetra Images, Orange Stock , Ingram Publishing

En Vitónica México | Higiene de los alimentos: una práctica imprescindible
En Vitónica México | Para un IMC bajo, aumenta tu exposición a la luz

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios