Publicidad

¿Estamos exagerando con las alergias alimentarias?

¿Estamos exagerando con las alergias alimentarias?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Últimamente he conocido a muchos bebés y niños que son alérgicos a algún tipo de alimento. Cuando era pequeña, no recuerdo que mis amigos tuvieran tantas alergias como los niños hoy en día. Sera que como sociedad ¿estamos exagerando con las alérgicas alimentarias?

Un estudio clínico publicado en la revista Pediatrics, demostró justamente este tema. Debido al incremento en las alergias, también han aumentado las pruebas y exámenes para identificar este tipo de reacciones alérgicas. Sin embargo muchas veces estás pruebas no son seguras, y a lo único que conducen es a dietas de eliminación de alimentos.

Una de las pruebas más comunes, más rápidas y menos costosas, se realiza en un pequeño pedazo de la piel, donde se raspa una aguja recubierta con proteínas del alimento sospechoso. Si no se produce una protuberancia rodeada por un círculo rojo, se diagnostica que el paciente no es alérgico al material. Pero las pruebas positivas pueden ser más difíciles de interpretar debido a que presentar irritación en la piel, no refleja necesariamente una verdadera alergia, que es una hipersensibilidad del sistema inmune que se extiende a través del cuerpo.

Prueba de piel

El problema es que este tipo de prueba produce signos de irritación en un 50-60 por ciento de los casos, incluso cuando la persona no es realmente alérgica a ese alimento. Produciendo falsos positivos, terminando con un montón de personas que temen consumir alimentos que en realidad no les hacen daño.

En una alergia real, los componentes inmunológicos, como los anticuerpos IgE, son estimulados por un alérgeno. El anticuerpo se une a las células inmunes llamadas mastocitos, y se desencadena la liberación de una cascada de químicos que producen todo tipo de inflamaciones e irritaciones. Pero los niveles de anticuerpos específicos del alérgeno en la sangre son muy bajos, incluso en personas alérgicas, por lo que hacer un simple análisis de sangre, tampoco es una opción eficaz.

El "estándar de oro" para diagnosticar una alergia alimentaria es realizar una prueba controlada por placebo. Se consume un irritante potencial, y se compara la respuesta del cuerpo con lo que ocurre después de comer algo que se ve como el irritante, pero es benigno. Por ejemplo, a un paciente que podría ser alérgico a los huevos, se le da una pequeña cantidad de huevo dentro de un pastel horneado, y después un pedazo de pastel libre de huevo. La prueba es doble ciego, lo que significa que ni el paciente ni el alergólogo sabe que contiene cada pastel. La tasa de precisión de este tipo de pruebas, tanto para resultados positivos y negativos, es del 95 por ciento. Lo malo es que este procedimiento es complicado, lento, caro y poco común.

Jeringa

Investigadores encontraron que de 126 niños diagnosticados con múltiples alergias a los alimentos, el 89 por ciento si toleraba al menos uno de los alimentos que les habían dicho podría matarlos. Esto se debe a que muchos médicos no conocen los defectos de este tipo de pruebas. Claro que las alergias alimentarias son reales y pueden ser mortales, pero decirle a un paciente erróneamente que tiene una alergia, puede ser un gran problema también.

Diagnosticar a una persona con una alergia alimentaria tiene muchos factores negativos. La doctora Ruchi S. Gupta, estima que en Estados Unidos, el costo anual de las alergias a los alimentos, es de 25 mil millones de dólares, aproximadamente 4,184 dólares anuales por niño. Esto incluye gastos médicos, compra de alimentos especiales, así como la disminución de la productividad en el trabajo de los padres.

Además está comprobado que los niños diagnosticados con una alergia alimentaria, presentan mayores síntomas de estrés y ansiedad, al igual que sus padres. Cada viaje, cada fiesta, cada comida, se convierte en una fuente de preocupación. Los padres cargan con inyecciones y medicamentos para evitar una reacción alérgica, y cualquier situación normal se vuelve en un estado de vigilancia y alerta.

Cacahuates

Actualmente los científicos están desarrollando pruebas económicas y más eficaces. Uno de ellos es la prueba de activación de basófilos. Los basófilos son un tipo de glóbulo blanco, que excretan histaminas y otras sustancias químicas inflamatorias en respuesta a una amenaza, como un alérgeno. La idea es mezclar una sola gota de sangre con el alérgeno potencial y medir la reacción de los basófilos. En estudios experimentales, este procedimiento ha diagnosticado alergias con el 95 por ciento de precisión, una tasa similar al estándar de oro actual.

Vía | Scientific American

Imágenes | NIAID | noricum | Andres Rueda | Dan4th Nicholas |

En Vitónica México | ¿Cuál es la diferencia entre una alergia y una intolerancia a un alimento?
En Vitónica México | Tener un perro te protege contra alergias y asma

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir