Breve guía sobre los protectores solares

Breve guía sobre los protectores solares
Sin comentarios

En estos días calurosos, lo más probable es que estés más expuesto a los rayos solares. Todos sabemos que la exposición directa al sol, sin protección solar, nos puede ocasionar desde cáncer en la piel hasta arrugas. Pero muchas veces no sabemos la diferencia entre los protectores solares, que significan los números que aparecen en la etiqueta, ni la cantidad adecuada que debemos aplicarnos. En esta breve guía de los protectores solares podrás encontrar información importante sobre este artículo que se ha vuelto indispensable en nuestras vidas.

Empecemos por los rayos ultravioleta

Los rayos ultravioleta se categorizan en rayos ultravioleta A (UVA) y en rayos ultravioleta B (UVB). En pocas palabras, podemos decir que los rayos UVA tienen efectos perjudiciales a largo plazo, como el envejecimiento prematuro. Los rayos UVB son los que causan las quemaduras solares.

Tipos de protectores solares

Existen dos tipos principales de protección solar: físicas y químicas. Los protectores químicos absorben los rayos ultravioleta dañinos del sol. Generalmente contienen ingredientes como avobenzona y benzofenona. En cambios los filtros solares físicos, o bloqueadores solares, actúan como un escudo y reflejan los rayos ultravioleta, contienen ingredientes tales como el dióxido de titanio y óxido de zinc. También existen protectores solares de amplio espectro, que contienen componentes químicos y componentes físicos.

Factor protección solar

¿Qué es el factor de protección solar?

El factor de protección solar (FPS), es una medida de la cantidad de protección contra los rayos UVB exclusivamente, que un protector solar ofrece. Actualmente, no existe un sistema de medición de la protección de los rayos UVA.

Para determinar el FPS de un protector, los investigadores evalúan a personas sensitivas al sol, sin protector solar, y miden la cantidad de rayos ultravioleta que ocasionan que se quemen. Después repiten el experimento, pero ahora las personas utilizan protector solar. El número "con protección solar" se divide por el número "sin protección solar", y el resultado se redondea, ese es el número del factor de protección solar.

Aplicar Protector solar

El FPS también indica el nivel de absorción de rayos UVB. Pero ojo, porque ese número no aumenta exponencialmente. El porcentaje de rayos UVB absorbidos, aumenta muy poco a pesar de tener un FPS más alto. Mucha gente piensa erróneamente que a mayor FPS, mayor protección. Por ejemplo un protector con FPS de 2, tiene una absorción de UVB del 50 por ciento; un FPS de 15 brinda una absorción de UVB del 93.3 por ciento y un FPS de 50 absorbe un 98 por ciento de los rayos UVB. Ningún protector solar puede bloquear al 100 por ciento los rayos solares.

Un protector con un FPS alto, te brinda mayor protección contra los rayos UVB, pero después de un FPS de 30, la protección no incrementa dramáticamente. El número grande te puede hacer creer que estás más protegido. La recomendación es utilizar protector con un FPS de 30 o superior.

¿Cómo escoger y utilizar un protector solar?

La Academia Americana de Dermatología recomienda que un protector solar tenga un FPS de 30 o mayor. Que sea de amplio espectro, es decir que proteja contra los rayos UVA y los rayos UVB. También recomiendan que sea resistente al agua, pero recuerda que después de 40-80 minutos, un protector solar deja de ser resistente al agua.

Si no utilizas la cantidad adecuada, muy probablemente no tendrás los beneficios que se indican en la etiqueta. La cantidad de protector solar que cabe en un caballito de tequila (30 mililitros aproximadamente), es la cantidad necesaria para cubrir todo el cuerpo. Para que un protector sea efectivo necesita ser absorbido completamente por la piel, así que aplícalo de 15 a 30 minutos antes de exponerte a los rayos del sol. Las mujeres se pueden poner el protector solar debajo del maquillaje.

Cantidad bloqueador solar

Aplícalo constantemente. Una sola vez en el día no es suficiente, lo ideal es aplicarlo cada dos horas. Si estás en contacto con agua o con sudor, aplícalo más seguido. También es importante que te fijes en la fecha de caducidad del protector solar. Utiliza protector solar todos los días, no solamente cuando vas a la playa.

En conclusión, el mejor protector solar es el que se utiliza continuamente y en abundancia. Lo ideal es que sea de amplio espectro y tenga un FPS de 30 o superior.

Imágenes | Shélin Graziela | Robert S. Donovan | Mat Honan | haiderzs |

En Vitónica México | Para un IMC bajo, aumenta tu exposición a la luz
En Vitónica México | A pesar de tener un índice de masa corporal saludable, tener una panza grande es perjudicial para la salud

Temas
Comentarios cerrados
Inicio