Receta. Chiles rellenos de queso, en caldillo

Receta. Chiles rellenos de queso, en caldillo
1 comentario

Este platillo, es muy al estilo de mi familia, porque cada región, los presenta con ligeras variaciones, o de forma muy distinta. En este caso, así es como más nos gustan en casa las "Pasillas rellenas", o los "Poblanos rellenos". Como acostumbren llamarlos.

Ingredientes

6-8 chiles poblanos frescos, grandes y lo más liso posibles, o, para evitarnos la fatiga (Jajaja), chiles congelados listos para rellenarse, un queso del tipo fresco de aproximadamente 300 grs. 4 huevos grandes, 2 jitomates o tomates rojos, 1 cebolla mediana, 1 cucharada de consomé, 1 litro de agua y aceite suficiente para freír. Si observan, soy bastante práctica y tanto chiles como tomates estaban en mi congelador.

chiles_rellenos_agtc_ingred..jpg

Procedimiento

Separar las claras de las yemas con cuidado para que no quede rastro de yema en ellas, poner las claras en un tazón para batirlas más tarde a punto de merengue. Reservar las yemas.

chiles_rellenos_agtc_cuadros_imag_agtc.jpg

Si los chiles están frescos, ponerlos en el hornito eléctrico y asarlos hasta que se vea la piel levantada, entre blanca y quemada. O en fuego directo, volteando por todos lados para que no se nos quemen. Una vez bien asados, meterlos en una bolsa plástica y envolverlos unos minutos en ella para que "suden".

roastedpoblano-web11.jpg

Si son congelados, sacarlos, dejarlos descongelar, y secarlos con un paño limpio. Dejar aparte. Cortar el queso fresco en rebanadas más o menos gruesas para rellenar los chiles. Reservarlos. Si los asamos, sacar de la bolsa, retirar la piel y enjuagar bajo el chorro del agua fría. Secar y quitar las semillas haciendo un corte a lo largo procurando no romperlos ni abrirlos demasiado. Dejar los rabos para poder manipularlos.

chiles_rellenos_de_queso_agtc.jpg

Rellenar cada chile con queso y cerrarlos con uno o dos palillos de madera. Batir las claras a punto de merengue y en tanto poner aceite suficiente a calentar en una cacerola un poco honda o sartén no muy bajita. Agregar las yemas una a una, a las claras cuando formen picos duros si las levantamos con el batidor, batiendo suavemente para que no se nos bajen.

chiles_rellenos_procedimiento.jpg

Espolvorear los chiles con harina por ambos lados y sumergir de uno en uno en el huevo a que se cubra perfectamente y freírlos en el aceite caliente dando solo una vuelta por cada lado. Deben quedar muy bien capeados.

chiles_rellenos_capeado_y_freido_agtc.jpg

Ponerlos en una charola cubierta con papel absorbente. Lavar los jitomates y cortarlos en trozos. Licuarlos en una taza de agua. Con el aceite que nos sobró, tomar una cucharada y ponerla en una cazuela, rebanar finamente la cebolla y freírla hasta que se transparente, agregar el jitomate licuado sin colar y el resto del agua. Llevar a ebullición y sazonar con consomé en polvo.

cazuela_de_chiles_rellenos_capeados_agtc.jpg

Cuando comience a hervir, probamos de sal, y si ya está en su punto, agregamos con cuidado los chiles a que den un hervor con su caldillo. Servir muy calientes y acompañar con arroz a la mexicana o con unos frijoles refritos con queso cotija.

En Directo al Paladar, les dejo una variante: Chilacas rellenas y este post que aunque del 2013, les dará más ideas: Festival de chiles rellenos en corazón de maguey

Temas
Comentarios cerrados
Inicio