Publicidad

El Queso Oaxaca, una hebra en la gastronomía mexicana

El Queso Oaxaca, una hebra en la gastronomía mexicana
Sin comentarios

Publicidad

¿Quién no ha deshebrado los hilos de un buen queso Oaxaca comprado en algún mercado o en el tianguis del barrio?

El queso Oaxaca es uno de los ingrendientes indispensables de la gastronomía mexicana con una gran variedad de preparaciones que lo usan. Desde las tradicionales quesadillas, hasta unos taquitos dorados de queso.

El queso Oaxaca toma su nombre de la ciudad que lo vió nacer en la época de la colonia. Si bien el queso fue introducido en México por los españoles quienes trajeron vacas, cabras y ovejas, el queso Oaxaca es una especialidad muy mexicana por su manera tan especial de elaboración. Su famosa forma es obtenida a través de finas hebras de queso que son enrolladas hasta la obtención de esa muy característica bola fresca y blanda. Además de su sabor, el queso Oaxaca se caracterisa por su interesante valor nutricional con bajos niveles de grasa, alrededor de un 22%, aportando simultáneamente un nivel proteínico y calórico (300 kcal en promedio por 100g) bastante altos.

Muchos se preguntarán cómo se obtienen los hilos característicos del Oaxaca. El procedimiento es en realidad bastante sencillo. Una vez obtenida la "cuajada", se le corta en cubos sobre los cuales se vierte agua muy caliente (70 a 80ºC) para fundirlos y estirarlos hasta obteren los hilos. Luego se les echa agua fría para detener el fundido. Finalmente se procede a enrrollar los hilos hasta obtener las famosas bolas de queso.

La historia del queso Oaxaca es sin duda una buena muestra de cómo los productos introducidos en un nuevo país son transformados y adaptados a la cultura local convirtiéndose en una parte característica de la misma.

Directo al Paladar México| Espagueti en salsa blanca al chipotle

Directo al Paladar México| Festival Nacional del Xocolatl

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir