Si ves esto en las latas de atún, evita comerlo porque puede hacer daño a la salud

Si ves esto en las latas de atún, evita comerlo porque puede hacer daño a la salud
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail
nicole-galvan

Nicole Galván

Editor

Periodista freelance. Catadora no oficial de café de olla en jarros y papas en todas sus presentaciones. Fanática de expresar mi love language a través de la comida y del clericot, lectora del true crime, madrina de 6 gatos y amante de cantar mientras cocino. Escribo para Directo al Paladar México.

El atún es uno de los ingredientes más prácticos que nos han salvado infinidad de ocasiones cuando no tenemos mucho presupuesto, no queremos ir al supermercado, o necesitamos algo rápido. A nosotros nos encantan porque sabemos que podemos utilizarlo en recetas más elaboradas de las que podemos pensar, pero ten mucho cuidado si ves esto en tu lata, mejor evita comerlo porque podría hacerte daño a tu salud.

Cuando se trata de productos en lata, hay muchas cosas que debemos de saber solo para prevenir que todo esté en orden y no pueda ser perjudicial para nuestra propia salud. Todos conocemos las reglas o mitos clásicos del cuidado de las latas: nunca abrirla sin limpiarla antes, lavarlas antes de usarlas o mínimo, pasar un paño húmedo, y la regla inquebrantable es no consumir nada que venga de una lata golpeada, abollada, o agujerada.

Si ves esto en tus latas de atún, tíralas

Atún, sardina, verdura o cualquier cosa enlatada, debes sí o sí pasarlo a otro recipiente después de abrir su lata, sobre todo si no vas a emplear toda la cantidad que viene en esta, te recomendamos sí o sí refrigerar el resto y no dejarlo a la temperatura ambiente por un tiempo prolongado. Esta recomendación es muy importante porque al dejar latas, en especial las de atún, abiertas en el refrigerador y después consumir el producto puede provocar una contaminación conocida en su forma de reacción como escombroidosis.

¿Qué es la escombrodosis?

Este tipo de contaminación es más bien una intoxicación por histamina, una sustancia que se puede acumular en el músculo del pescado debido a la presencia de otras bacterias por seguir una cadena de frío inadecuada. ¡Pero está enlatado! Sí también pensamos eso, pero el pescado azul, como el atún, es muy rico en histamina, y esto lo que hace que su carne se pueda empezar a descomponer si no se conserva de forma adecuada. Así se multiplican las bacterias y resulta difícil darse cuenta por qué está enlatado y porque no es evidente a simple vista. Por lo tanto, cualquier lata de atún que te encuentres abierta en el refrigerador deberías tirarla inmediatamente.

Una vez abierta la lata deberías consumirlo en máximo de dos días. Si se llega a contaminar el producto y lo consumes, incluso en hora y media podrías tener ya síntomas como vómitos, dolor de cabeza, dolor abdominal, manchas o náuseas, entre otros.

Dap 1 41

Además, para verificar que el contenido de la lata está en buen estado también debes vigilar:

  • La integridad de la tapa de la lata. No debe estar hinchada, abultada o tener fugas.

  • La cantidad de líquido en el interior de la lata. Debe haber la cantidad suficiente de líquido para conservar los alimentos.

  • La textura de los alimentos. No deben estar blandos ni desintegrándose.

  • La presencia de burbujas o espuma en el líquido de la lata.

  • La limpieza de la superficie de la lata. Debe estar limpia, sin óxido o suciedad.

  • La marca o etiqueta del fabricante. Es importante elegir marcas reconocidas y de calidad.

  • La temperatura de almacenamiento. Las latas deben almacenarse en un lugar fresco y seco, alejadas de la luz solar directa.

  • La frescura del producto. Las conservas son más seguras cuando son consumidas dentro de los seis meses siguientes a su fecha de caducidad.

La seguridad alimentaria es un tema de suma importancia para la salud de las personas. Por ello, es fundamental prestar atención a las características de los productos que consumimos. En este sentido, si al abrir una lata de conserva observas alguna anomalía como mal olor, color extraño, abolladuras o fugas de líquido, es importante que la descartes de inmediato y no la consumas. De lo contrario, podrías estar expuesto a riesgos de intoxicación alimentaria y otros problemas de salud. Recuerda siempre revisar bien los productos que adquieres y no arriesgar tu bienestar.

En Directo al Paladar México también puedes leer | Profeco reprueba a estas marcas de comida para bebé; por incumplir con normativas, esta marca tendrá que salir del mercado en México | ¡Cuidado! Estos alimentos pueden sabotear tu desayuno, según los expertos | Qué debo hacer si una mosca se para en mi comida, según expertos: te decimos si debes tirarla o no

Dap 1 42

Comentarios cerrados
Inicio