Publicidad

Guía básica para catar whisky como un profesional

Guía básica para catar whisky como un profesional
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El whisky es un destilado que gusta a muchos, pero que resulta bastante difícil para otros. Entendemos que esto se debe en gran parte a que se trata de una bebida compleja, de la que no hay una cultura tan extendida como la de la cerveza y el vino. Pero no te preocupes, justo hoy te armamos una guía básica para que, sin necesidad de ser un experto, puedas catar en tu casa un whisky y lo disfrutes como nunca.

Antes que todo, toma en consideración lo siguiente: el whisky es una bebida obtenida a través de la destilación de la malta fermentada de cereales como la cebada o el centeno, de la cuál hay dos tipos principales. Uno de ellos es el single, que proviene de una sola malta o grano; el otro es el blended, que se obtiene de la mezcla de uno o dos más whiskys. Éste último tipo es el más común y consumido en el mundo.

Antes de que cates tu destilado, asegúrate de tener cerca un vaso de corte medio, otro lleno de agua y una fuente de luz blanca cercana.

¿Qué pasos seguir para catarlo correctamente?

  • Primero destapa tu whisky, sirve un cuarto o tercera parte del vaso, muévelo y sólo huélelo.

  • Trata de reconocer todos los aromas posibles. No importa si te parecen descabellados: quizá no con ese nombre, pero algo habrá de ellos en el líquido.

  • Luego intenta ver tu whisky a contraluz. Procura ver su cuerpo, la forma en que se adhiere al cristal, su color. Recuerda que mientras más oscuro sea, más tiempo pasó en la barrica de madera y, por lo tanto, sabrá más amaderado y estará más añejo.

  • Toma un sorbo de agua pura y después de pasarlo, prueba un poquito del whisky. Déjalo en tu boca unos segundos antes de pasarlo.

  • Mientras lo pasas, trata de inspirar suavemente. Eso hará que percibas más olores. Concéntrate en percibir los sabores que deja desde tus labios, hasta tu garganta.

Te recomendamos que hagas cualquier cata antes de la comida. Así no se mezclarán sabores indeseados en tu evaluación del destilado.

Una última cosa muy importante: prueba el whisky a temperatura ambiente, nunca frío. De esta última forma se pierden muchas de sus propiedades.

Fuentes: Actitud FEM | Catas a la carta

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir