Compartir
Publicidad

¿Dieta baja en carbohidratos o baja en grasas? ¿Realmente importa?

¿Dieta baja en carbohidratos o baja en grasas? ¿Realmente importa?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mundo de las dietas es bastante complicado de navegar, sobre todo con tantas dietas prometedoras que aparecen de la nada. Sin embargo uno de los dilemas más grandes y constantes en relación a nuestra alimentación es entre las dietas “bajas en carbohidratos” o “bajas en grasas”. Muchas personas creen que seguir una dieta baja en carbohidratos es la mejor opción para una vida saludable o cuando se trata de bajar de peso; en cambio una dieta baja en grasas es la clave para una buena salud cardíaca.

Investigaciones han demostrado que las dietas bajas en carbohidratos pueden tener una ligera ventaja a corto plazo cuando se trata de perder de peso, sin embargo el 95 por ciento de los que siguen este tipo de dieta terminan recuperando el peso perdido en el largo plazo. En un estudio donde se compararon las dietas Atkins, Zone, Ornish y LEARN, entre un grupo de 311 mujeres, encontraron que después de un año, la pérdida de peso promedio fue de sólo unos cuantos kilogramos.

Esto ha llevado a que las investigaciones no se enfoquen en cuál es la mejor dieta, sino cuál dieta es la mejor para cada persona. Cada vez son más los expertos que reconocen que la forma en la que el cuerpo responde a la hormona insulina, así como la composición genética individual, es la clave para encontrar la mejor dieta, ya sea baja en grasa o baja en carbohidratos.

bajo en grasas

Además es importante reconocer que la mayoría de la veces, al eliminar grupos específicos de nutrientes en nuestras dietas, como los carbohidratos o las grasas, los sustituimos con nutrientes no saludables. Hace un tiempo, la moda era eliminar las grasas de nuestra dieta, y surgieron un montón de productos libres o bajos en grasas pero llenos de azúcar e ingredientes altamente refinados.

Hace un par de semanas se dieron a conocer los resultados de la investigación más reciente en relación a este tema, el estudio DIETFITS. Algo que llama la atención de este estudio es que fue diseñado para ayudar a los participantes a realmente seguir el plan que les fue asignado al azar. Debido a que no existe una definición estándar de “bajo en grasa” o “bajo en carbohidratos”, se les pidió a los 609 participantes que consumieran sólo 20 gramos de carbohidratos o de grasa, dependiendo de la dieta que les toco.

Después de unas semanas, los participantes podían aumentar esa cantidad si era necesario. Se les dijo que el propósito era lograr una definición de lo que significa “bajo en carbohidratos” y “bajo en grasas”. ¿Qué es lo más bajo que pueden tolerar y al final decir que pueden mantener ese ritmo por el resto de sus vidas? Después de estas preguntas, los resultados indican que “bajo en carbohidratos” significa una dieta compuesta por 30 por ciento de carbohidratos y 45 por cientos de grasa. Una dieta “baja en grasas” corresponde a 29 por ciento de grasa y 48 por ciento de carbohidratos.

comida equilibrada

A pesar de que no estaban obligados a reducir la cantidad de calorías, los investigadores notaron que en promedio consumieron 500 calorías menos, y la mayoría mejoro la calidad de los ingredientes. Al grupo “bajo en grasas” se le animo a consumir granos enteros, leguminosas, frutas orgánicas de estación, leche orgánica baja en grasa y carnes magras. Al grupo “bajo en carbohidratos” se le alentó a consumir aceites y grasas de alta calidad, aguacates orgánicos, quesos maduros, mantequillas de frutos secos (avellana, almendra, cacahuate), carne y huevos orgánicos. A los dos grupos se les aconsejo consumir verduras y ensaladas todos los días, y reducir la ingesta de azúcar y harinas refinadas.

En conjunto los participantes perdieron 2,950 kilogramos. Pero lo importante es que los investigadores encontraron que realmente no existe una diferencia entre una dieta “baja en carbohidratos” y una dieta “baja en grasas”. La diferencia en la pérdida de peso entre los dos grupos sólo fue de 900 gramos. Ningún grupo presento una ventaja cuando se trató de desaceleración del metabolismo o pérdida de grasa versus pérdida de músculo magro.

Una de las hipótesis iniciales era que las personas que tenían resistencia a la insulina, tendrían mejores resultados en la dieta “baja en carbohidratos”, mientras que los que no, tendrían mejores resultados en una dieta baja en grasa. Pero no resultó universalmente cierto. Tampoco encontraron un patrón basado en la composición genética. Así que se podría decir que realmente no vale la pena enfocarse en una dieta baja en carbohidratos o grasas. Observando a los participantes que bajaron, y mantuvieron su peso, lo mejor es cambiar nuestros hábitos y nuestra relación con la comida, sobretodo consumiendo más alimentos orgánicos y cocinando en casa.

Imágenes | rpavich | jules | U.S. Department of Agriculture |

En Directo al Paladar México | La nueva tendencia en dietas: La dieta de las fases lunares
En Directo al Paladar México | "Los carbohidratos son amigos, no enemigos de tu dieta"

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio