Compartir
Publicidad

Cheesecakes de vainilla sin horno. Receta

Cheesecakes de vainilla sin horno. Receta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En algunos lugares del país, el invierno ha dejado atrás los días fríos y lluviosos para dar paso a días soleados, y conforme se acerque la primavera, esto será cada día más notorio. Y con los días calurosos llegan las ganas de platillos frescos, que poco tiempo requieran frente al fuego, y de ser posible, que no necesiten horno.

Uno de los postres favoritos es el pastel de queso o cheesecake, cuya receta tradicional además de ser muy elaborada nos pide prender el horno y esperar varias horas antes de poder partirlo. Por eso, es que este fin de semana me he animado a hacer unos mini cheesecakes de vainilla sin horno, deliciosos y muy frescos.

Ingredientes para 4 porciones

  • 90 gramos de galletas Marías, 3 cucharadas de mantequilla, 190 gramos de queso crema, 150 ml de crema para batir, 1 limón, 4 cucharadas de azúcar glass, 2 cucharadas de esencia de vainilla.

Cómo hacer cheesecake de vainilla sin horno

Lo primero que haremos será hacer nuestra base. Para ello, con ayuda de un rodillo o un procesador, desbaratamos las galletas Marías hasta convertirlas en polvo. Enseguida, derretimos la mantequilla y la revolvemos con las galletas hasta lograr una mezcla arenosa. Para terminar con este paso, colocamos la mezcla de galletas en el fondo de nuestros moldes, pueden ser flaneras, ramekins o vasos de cristal, presionamos suavemente con los dedos y refrigeramos por 30 minutos.

Mientras tanto, en un tazón y con ayuda de la batidora mezclamos el queso crema, que debe estar a temperatura ambiente, la crema para batir que debe estar fría y el jugo de limón. Batimos a velocidad media hasta que comiencen a formarse picos suaves, momento en el que añadiremos el azúcar glass y la vainilla. Batimos nuevamente hasta que se formen picos suaves y reservamos.

Cheesecakes Pasos

Por último, añadimos la mezcla de queso crema a nuestros moldes, cuidando de emparejar la superficie con ayuda de una espátula o cuchillo. Si es nuestro gusto, decoramos con canela molida o cocoa en polvo y refrigeramos por dos horas antes de servir.

Degustación

Estos mini cheesecakes de vainilla saben mejor estando fríos, pero si se no podemos aguantar las ganas de probarlos, son también una delicia tan pronto como los montamos. Podemos decorarlos de muchas formas, yo lo he hecho con canela y fresas, pero también me encantan con unas cerezas en almíbar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio