Publicidad

Muchos restaurantes futuristas funcionan solo con robots y la tendencia ha empezado a llegar a México

Muchos restaurantes futuristas funcionan solo con robots y la tendencia ha empezado a llegar a México
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El mundo se está digitalizando. ¿Los restaurantes también deberían hacerlo? Ese es un motivo de discusión actual en muchas mesas. En algunas partes del mundo esto ya es una realidad que ha dado resultados; en otros sigue discutiéndose la introducción de la tecnología.

Por ejemplo, en Reino Unido, Japón, Alemania y hasta Estados Unidos ya existe la tendencia de usar la robotización en el servicio de los restaurantes. Esto empezó desde 2006. En Londres existe Bytes, en donde los todos los elementos que lo hacen funcionar son autómatas; en Spyce, de Estados Unidos, el chef robot hace cocina compleja; en la cadena de hamburguesas CaliBurger se usaba una máquina que hacía hamburguesas (aunque después de un tiempo quedó sobrepasada por las órdenes incesantes de sus clientes y tuvo que ser dada de baja).

Algo que resulta muy curioso es que ahora la industria restaurantera se adapta al estilo de vida de los consumidores que definen más el mercado: los millennials y centennials. Estas generaciones, que son eminentemente asiduas a la tecnología, representan el 27% y 32% de la población mundial. No hay forma de que no marquen pauta.

Es por eso que ahora unas de las principales inversiones de los restaurantes y bares más vanguardistas es la digitalización. Ya no sólo de los programas internos que hacen que los sitios funcionen de mejor forma, sino que ahora buscan mejorar la experiencia del cliente. Han hecho un gran hallazgo: parece que mucha gente disfruta de no tener contacto con personal de servicio.

De acuerdo con un estudio de la consultora Deloitte, las demandas ideales de los actuales consumidores son: que sus restaurantes favoritos tengan menús personalizables, opciones de compra online, con programas de lealtas, opción de pagar por teléfono y de preferencia pasar por el encargo en auto.

¿Qué pasa en México?

Algo similar, aunque muchas ideas siguen en el tintero. Sólo existe un restaurante de estilo japonés en la colonia del Valle, llamado Tokio Inc, en donde el cliente tiene contacto sólo con una hostess que lo recibe, y le explica la experiencia.

Una vez adentro, la persona elige qué comerá desde una tablet (en la que, claro, puede indicar lo que sí y no quiere en su orden). La orden llega a la cocina, donde se prepara en unos minutos y sale en una banda corrediza para que cualquiera pueda llegar hasta ella y tomar la comida. La dinámica no precisa de mayor contacto humano.

Otro sensor importante de esta tendencia es lo mucho que a los mexicanos nos gusta ordenar comida a domicilio. Ojo: también de forma personalizada. ¿Acaso no cuando pides tacos, o sushi, o pizza, o chilaquiles tú decides el picor, los ingredientes extra y hasta la inclusión de cubiertos y servilletas?

De acuerdo con la agencia Fintonic, un mexicano promedio gasta en promedio en las apps de comida a domicilio u oficina, sin importar género ni edad, alrededor de más de 700 pesos al mes. Y eso va a la alza.

Sin duda el debate seguirá sobre la mesa. Habremos muchos que preferiremos el trato cara a cara en un restaurante; habrán quienes prefieran ordenar a casa o ir a sitios donde todo esté automatizado. A todos nos une el amor por la comida, pero sin duda en los próximos años veremos cosas muy sorprendentes.

Fuentes: Expansión | Fintonic | Deloitte

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir