Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Nuestros cerebros son grandes debido a nuestro amor por las frutas?

¿Nuestros cerebros son grandes debido a nuestro amor por las frutas?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En comparación con otros mamíferos, el cerebro de los monos, simios y humanos es mucho más grande en relación con el resto del cuerpo. Durante mucho tiempo se dijo que esto se debía al “cerebro social”, es decir que el hecho de vivir e interactuar dentro de un grupo aumenta gradualmente el tamaño del cerebro. Sin embargo los resultados siempre han sido inconsistentes.

Recientemente un grupo de antropólogos de la Universidad de Nueva York desafío esta idea. A través de un estudio proponen que la evolución en el tamaño del cerebro de los primates se debe principalmente a la dieta, especialmente al consumo de fruta. Investigaron más de 140 especies de primates, comparando el tamaño del cerebro con el consumo de frutas, hojas y carne. También lo compararon con el tamaño del grupo, la organización social y el sistema de apareamiento.

plátano

Al evaluar si un grupo de primates prefiere vivir en solitario o no, o si son monógamos, los investigadores querían evaluar si los factores sociales contribuían a un tamaño de cerebro más grande. Pero parece que las preferencias dietéticas, especialmente el consumo de fruta, fue lo que más influye. Según los resultados, las especies comestibles de frutas tienen cerebros significativamente más grandes que los omnívoros y los que sólo comen hierbas.

Por el momento se cree que los nutrientes que se encuentran en las frutas son los responsables del aumento en el tamaño del cerebro de los primates, al final de cuentas son mucho más nutritivas que las hojas. Un cerebro más grande requiere más energía, y por lo tanto alimentos de mejor calidad. También es posible que el hecho de buscar, recoger y pelar una fruta, que es un proceso mucho más complejo, puede haber ayudado a la evolución de la capacidad intelectual.

pescado

Otros investigadores aseguran que aunque los descubrimientos son sorprendentes, ellos no atribuirían todo al consumo de frutas. Es cierto que la composición de la dieta juega un factor importante en el tamaño del cerebro, pero también se deben de considerar otros aspectos como la estacionalidad, habilidades manipulativas, edad de primera reproducción, tasa reproductiva y longevidad, entre otros.

Es un estudio relativamente nuevo, así que todavía existe mucho escepticismo entre la comunidad científica. Anteriormente solamente se creía en explicaciones sociales, ahora entraron a la jugada las influencias ecológicas como la dieta. Es parecido al debate científico que asegura que la evolución del cerebro humano de sus antecesores los primates, se debe al consumo de productos del mar. Al momento que empezamos a comer este tipo de ingredientes ricos en calorías y llenos de nutrientes como ácidos grados omega, le permitimos al cerebro crecer y ser más complejo.

Vía | Scientific American

Imágenes | Martie Swart | JoshuaDavisPhotography | brownpau |

En Vitónica México | ¿Es cierto que las cesáreas pueden estar cambiando el curso de la evolución?
En Vitónica México | ¿Por qué tenemos barbilla?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio