Publicidad

Del guacamole a la pasta. ¿Cómo guardar lo que te sobra para que dure más?

Del guacamole a la pasta. ¿Cómo guardar lo que te sobra para que dure más?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Lo hemos vivido. En cada comilona que tenemos con la familia o amigos, nos sobran alimentos que decimos "podemos consumir mañana" y el objetivo es prolongar su tiempo de vida lo más que se pueda para consumirlos en buen estado. El problema es que no todo nos dura y algunas cosas se echan a perder más rápido de lo que esperamos. Pero ¿por qué pasa esto? bueno, la respuesta es sencilla: no los estamos almacenando de la manera correcta.

Antes que nada tienes que saber que una pechuga de pollo puede estar más jugosa un día después de cocinarla que ese mismo día y que la pizza, no se estropea si la metes al refrigerador. Existen algunos platillos que al dejarlos pasar un día, se vuelven más ricos y su sabor aumenta (claro con excepción de las ensaladas con aderezos, el sushi y las papas fritas), pues las reacciones químicas que producen los alimentos, siguen produciendo nuevas moléculas de sabor.

¿Cuáles sonlos errores que a menudo cometemos cuando se trata de sobras?

  • Dejarlas demasiado tiempo a temperatura ambiente.

  • No controlar el contacto del alimento con el aire.

  • Meterlas en el refrigerador cuando no necesitan frío.

  • No colocarlas en el recipiente adecuado

Para las salsas

Si son restos de salsas tártaras y mayonesas, olvídalo. Estas tienen una vida de 24 horas porque ni el calor ni el frío les viene bien y se echan a perder fácilmente. No las conserves para evitar intoxicaciones.

Otras salsas caseras como el guacamole casero pueden durar, pero hay que saber cómo hacerlo: en el refrigerador dura al menos dos días y lo único que pierde es su color en el tope de la salsa. Si quieres evitar que quede un tono marrón, añade un poco de jugo de limón y antes de meterlo en un recipieste apropiado y poner la tapa, debes de ponerle un poco de film o plástico para cocina para no dejar pasar aire. ¡Voilá! Tendrás guacamole para tres días más.

Despieza el pollo para sacarle mejor partido

La clave para sacar el mejor rendimiento al pollo (o pavo) es fácil: se tiene que separar el hueso y el cartílago del animal y dejar únicamente la carne (si lo tenías relleno, también debes de retirarlo).

La pechuga que tiende a resecarse fácilmente también hay que cortarla en trocitos y dejarlos empapados en el jugo del asado, antes de meterlo al refrigerador, así la carne actúa de esponja y atrapa parte del líquido dentro de su estructura.

Meter la pizza al refrigerador es una buena idea

Muchos adictos y aficionados a la pizza, afirman que su sabor es mucho mejor al día siguiente. De acuerdo a la científica de la Uniersidad de Stirling, Maureen Cooper, si se sabe guardar bien, tirar los restos de pizza es una mala idea.

Nunca hay que meter la pizza al refrigerador directamente de su caja o se ablandará. Se tienen que cubrir los restos con papel de horno y después meterlos en un recipiente hermético.

Pan y repostería

Tienes que saber que las bajas temperaturas deshidratan el pan y aceleran su descomposición. Este alimento se conserva mejor a temperatura ambiente durante las primeras 24 o 48 horas. Después de esto, la mejor manera es congelarlo envolviéndolo en papel aluminio y si el pan tiene corteza gruesa, conservará mejor la corteza en el interior de la miga.

Arroz y pasta

Si hablamos de intoxicación siempre nos vienen (con justa razón) a la cabeza los mariscos y pescados, pero las intoxicaciones también se producen con frecuencia por el arroz y las pastas mal conservadas. Esto se debe a la bacteria Bacillus Cereus. Si los dejamos fuera durante horas o toda la noche a temperatura ambiente, favorecen la multiplicación de estos organismos que producen toxinas que no se destruyen con la cocción.

Este tipo de sobras siempre hay que guardarlas en el refrigerador cuanto antes en un recipiente y hay que consumirlas en los dos días siguientes.

Pescado

Por obvias razones, el pescado no debería de consumirse (una vez cocinado) más allá de un día, después de cocinarlo y siempre habiéndolo conservado previamente en el congelador. Nunca a temperatura ambiente.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir