Publicidad

Botanas cantineras, mezcal y huapangos en vivo en Tenxokotl

Botanas cantineras, mezcal y huapangos en vivo en Tenxokotl
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Tenxokotl es un centro cultural y cantinero de la CDMX, en donde primero falta un mezcal o una cerveza en la barra, que un huapango. De martes a jueves es un restaurante amenizado por música veracruzana, pero apenas llega el fin de semana y encarna su verdadero yo: el sitio se convierte en una verbena de arpas, guitarras vivo y mucho zapateado.

Los creadores del lugar son el poeta y periodista Mardonio Carballo, así como su hermana Pola, quien se encarga de la cocina. Ambos son de la Huasteca Baja del estado de Veracruz y, desde que el lugar abriera hace poco más de un año, han intentado que la marca de sus raíces se note en la cantina.

Su nombre, por ejemplo, es un vocablo náhuatl que no tienen una traducción exacta al español, pero que se traslada a algo así como “ese no sé qué” que hace que la comida recalentada sepa mejor que cuando recién se cocina por primera vez.

Comida cantinera Foto cortesía de Tenxokotl.

Tenxokotl tuvo hace meses su primera sede en la colonia Roma, pero cambió de locación a la calle de Bucareli, con el objetivo de resultar más accesible a sus clientes. No obstante, el concepto es el mismo del inicio. Emula a las cantinas tradicionales de la capital mexicana: si consumes tragos (sólo venden cerveza y mezcal), tienes derecho a comer botanas.

Foto cortesía de Tenxokotl. Foto cortesía de Tenxokotl.
Foto cortesía de Tenxokotl. Foto cortesía de Tenxokotl.

Y si hay algo que ha identificado a esta cantina desde que abrió, es el sazón veracruzano de Pola. Además de los huapangos, muchos identifican al sitio por ella. Sus guisos principales (y que se encuentran disponibles todos los días) son tostadas de aguachile o de frijoles con queso, estofado de res y albóndigas en caldillo. Nada más. Las porciones son pequeñas, pero puedes repetir ración sin costo adicional, si así lo deseas.

Foto cortesía de Tenxokotl. Foto cortesía de Tenxokotl.

Más allá de la fiesta, éste también es un sitio donde con frecuencia se presentan libros de autores conocidos y no tanto, así como lecturas de poesía por el mero amor al arte, encuentros de cocineras tradicionales, exposiciones de pintura y hasta talleres.

Si te gusta ese tipo de ambientes, vale la pena que te des una vuelta. En la ciudad hay pocos lugares como Tenxokotl.

Dónde: Bucareli 69, colonia Juárez, CDMX. Cheque promedio: $150 pesos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir