Compartir
Publicidad

Crema de jitomate. Receta

Crema de jitomate. Receta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Empieza el otoño, y con él los primeros vientos fríos de la temporada, la cual logra que se nos empiecen a antojar sopas, cremas y guisos caldosos que nos conforten de la falta del calor habitual del verano. Con ese afán, nada como ir tras nuestros ingredientes básicos y convertirlos en esos guisos tan ansiados. Las cremas de verduras, son muy fáciles de cocinar y siempre están llenos de nutrientes y del sabor particular de cada una de nuestras hortalizas.

Así pues, la crema de jitomate no requiere más que ingredientes que solemos tener en casa: jitomate, mantequilla, leche, cebolla y chile serrano. Con la tranquilidad de que podemos sustituir la mantequilla por aceite y omitir el chile si no lo deseamos o no lo tenemos a la mano.

Ingredientes para 4 personas

  • 1/2 kilo de jitomates, 1 diente de ajo, 1 cucharada de mantequilla, 3/4 de litro de leche, 1 chile serrano verde, 1/2 cebolla, sal, pimienta, 1 cucharadita de fécula de maíz y 1 bolillo.

Cómo hacer crema de jitomate

Nuestro primer paso, es poner los jitomates en una olla con agua hirviendo el tiempo suficiente para que sea posible retirarles la cáscara sin esfuerzo, para luego molerlos en la licuadora junto con el ajo.

A continuación, derretimos la mantequilla en una cacerola y freímos en ésta la cebolla y el chile serrano cortados en rodajas finas. Cuando la cebolla comience a dorarse, agregamos el puré de jitomate, sazonamos con sal y pimienta y cuando dé el primer hervor agregamos la leche.

Crema de jitomate

Dejamos hervir por 10 minutos a fuego lento moviendo constantemente con una cuchara de madera y añadimos la fécula de maíz disuelta en un poco de leche fría. Apagamos el fuego cuando la crema haya reducido.

Cortamos el bolillo en rebanadas muy finas y lo freímos en mantequilla hasta que esté dorado. Lo reservamos hasta el momento de servir.

Degustación

Para servir la crema de jitomate, primero colocamos unas rebanadas de pan en un plato hondo o en una sopera, y sobre este agregamos la crema. Podemos decorar con un poco de crema y un poco de perejil. Desde luego, lo mejor es servirla recién hecha, para así apreciar al máximo su sabor y sus nutrientes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio