Compartir
Publicidad

Bisteces de res en salsa de frijol negro y chile serrano. Receta

Bisteces de res en salsa de frijol negro y chile serrano. Receta
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El frijol y el chile son ingredientes de inmensa importancia en la alimentación del mexicano. Aunque en el norte y occidente del país se prefiere el frijol bayo, en la zona centro sur preferimos el frijol negro procedente de los estados de Veracruz y Querétaro.

Estando presente en más del 60% de los platillos de la gastronomía mexicana, no nos sorprende ver al frijol estar presente en el día a día de nuestros hogares. En esta receta, se cuela no solo como acompañamiento, sino que se convierte en la estrella de estos bisteces de res en salsa de frijol negro y chile serrano.

Ingredientes para 4 personas

  • 4 bisteces de res o ternera, 2 tazas de frijoles negros cocidos, 1 cebolla blanca mediana, 10 chiles serranos secos, 200 ml de leche evaporada, 3 cucharadas de aceite vegetal, sal y pimienta negra molida para sazonar.

Cómo hacer bisteces de res en salsa de frijol negro y chile serrano

Colocamos una sartén ancha al fuego, con dos cucharadas de aceite vegetal; cuando tome temperatura freímos en el los bisteces de res o ternera previamente salpimentados. Cuando estén cocidos, los retiramos de la sartén y reservamos. En la misma sartén agregamos una cucharada más de aceite y freímos la cebolla y los chiles serranos, procurando obtener los jugos de la carne. Freímos hasta que la cebolla esté dorada.

Bisteces en salsa de frijol y chile serrano. Receta

En el vaso de la licuadora colocamos los frijoles cocidos con su caldo, la cebolla, los chiles y la leche evaporada. Procesamos hasta obtener una salsa espesa y la vaciamos en la misma sartén donde cocimos la carne y la cebolla. Bajamos el fuego, y cuando suelte el primer hervor regresamos la carne a la sartén. Permitimos la cocción durante diez minutos más y servimos.

Degustación

Los bisteces en salsa de frijol negro y chile serrano son una delicia para nuestro paladar, con su toque ligeramente picante y su textura cremosa con pequeños tropezones de frijol. Para acompañarlos, nada como un arroz blanco o con champiñones (como lo he hecho yo), tortillas de maíz y aguacate.

En Directo al Paladar México | El frijol, parte sustancial de las comidas de México

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio