Compartir
Publicidad

Empanadas dulces de manzana, canela y queso mascarpone

Empanadas dulces de manzana, canela y queso mascarpone
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los postres son deliciosos invariablemente, pero lo son aún más cuando los preparas tú mismo. La receta de hoy es una delicia que lo mismo puedes hacer para tus visitas, que sólo para calmar un antojo normal de cualquier tarde.

Los ingredientes son súper fáciles de conseguir en cualquier tienda y los tiempos de preparación son cortos. Entonces tendrás tus empanaditas en muy poco tiempo calientes y sobre tu mesa. ¡Empecemos!

Ingredientes

Para 4 personas
  • Manzana Golden cortada en cubitos 3
  • Fécula de maíz 5 g
  • Canela molida 10 g
  • Harina de trigo 250 g
  • Polvo para hornear 10 g
  • Sal una pizca
  • Mantequilla 180 g
  • Crema ácida 100 ml
  • Yema 1
  • Huevo batido 1
  • Queso mascarpone 100 g
  • Leche condensada 70 ml

Cómo hacer empanadas dulces de manzana, canela y queso mascarpone

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h
  • Elaboración 1 h

Mezcla muy bien la manzana, fécula, azúcar, la leche condensada, el queso y la canela en polvo. Puedes usar un procesador o simplemente un tenedor.

Pon un sartén u olla a fuego medio con una cucharada de mantequilla y cocina ahí la mezcla ahí. Debes calentarlo hasta que la manzana esté blandita, no aguada, porque se seguirá cociendo en el horno. Eso te llevará unos cinco minutos.

En un tazón grande o en la mesa pon la harina, el azúcar, el polvo para hornear y la sal. Mézclalo muy bien hasta integrar todo. Luego pon la mantequilla. Debe estar en cuadritos pequeños y fría. Con un tenedor intégrala a la harina.

Junta todo muy bien, hasta lograr una consistencia como de arenita. No importa si hay grumos de mantequilla, pero que sean pequeños. Ya por último le agregas las cucharadas de crema y la yema.

Como es muy posible que te queden grumos muy grandes, lo mejor es que uses tus manos para amasar. Hazlo hasta que la masa que se despegue del recipiente o de la mesa. Luego debes cubrirla con un plástico y meterla al refri por media hora.

Después de pasado ese tiempo, sácala y haz bolitas pequeñas, como de 5 centímetros de diámetro. Con una prensa para tortillas aplana la masita, pero procura que no quede muy delgada.

Rellena cada empanada con la mezcla, pero no le pongas demasiado, porque se les puede salir el contenido.

Con el huevo que batiste y con una brochita, cubre toda la orilla de la masa y cierra la empanada como quesadilla. El huevo batido es para pegarla. Con un tenedor enharinado sella la orilla de la empanada y en el centro, perfora la empanada. Los hoyuelos son para que el interior se ventile.

Ya que hayas hecho todas las empanadas, barnízalas con el huevo que batiste para que tengan una apariencia doradita. Luego mételas por unos 15 minutos al refri.

En lo que se enfrían, precalienta tu horno a 180 grados. Hornéalas por 25 minutos, si las quieres blanditas o por 30 minutos si las quieres doradas. Cuando estén calientitas, mételas a una cesta y cúbrela por cinco minutos con una manta de tela.

¡A disfrutar!

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio