Publicidad

Estos son los riesgos de comer palomitas de microondas

Estos son los riesgos de comer palomitas de microondas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Las palomitas. Las infaltables palomitas. Son las compañeras perfectas de una película por la tarde, en la comodidad de tu casa. Te animan cuando estás sentado en el sofá, mientras afuera cae la lluvia. Son el snack perfecto. Son nutritivas. Son deliciosas. Pero espera: quizá si las consumes de bolsa, preparada dentro del microondas, no lo estés haciendo tan bien.

Según la ciencia, consumirlas de esta forma puede acarrearte problemas de salud. A continuación te contamos algunas cosas que deberías saber antes de volver a comprarlas para tenerlas en la alacena.

El alimento en sí es muy saludable

Y lo decimos muy en serio. Las palomitas naturales son una gran fuente de fibra, así como de ácido fólico, vitamina C y vitamina B3. Además son bajas en calorías, por lo que sirven perfectamente para quitarte un antojo entre comidas.

Cuidado con el saborizante artificial

Nadie pone a duda que el sabor y olor a mantequilla que desprenden es simplemente encantador. A cualquiera le abre el apetito. No obstante, para fabricar el saborizante se ocupa diacetilo: un producto químico que puede dañar las neuronas.

De acuerdo con The National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH), personas que se exponen todos los días, en las fábricas de estos productos, al diacetilo, han tenido problemas incluso de Alzhéimer.

Ojo con los aceites Los aceites que contienen las palomitas de microondas suelen ser de coco o de soya. Como sabes, éstos contienen grasas trans, que aumentan el riesgo de enfermedades del corazón, así como diabetes, alergias y hasta obesidad.

¿Qué hacer para seguir comiendo palomitas, pero de forma saludable?

Sencillo: evita todo lo que puedas comerlas de la forma que hemos estado hablando. Mejor prepáralas en casa de forma natural. Puedes hacerlas en un sartén especial que las haga a fuego directo de la estufa, y usar muy poca sal y aceite, o también puedes adquirir una máquina que las reviente con aire caliente.

Ésta última alternativa es la más sana, además de que los aparatos ya cuestan muy baratos, si los buscas bien.

No tienes que renunciar a ellas. Pero debes cuidar tu salud sobre todas las cosas.

Fuentes: Debate | Mejor con saludable | CDC

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir