Compartir
Publicidad

Comida hecha de “basura” ¿La comerías?

Comida hecha de “basura” ¿La comerías?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En una sociedad cada vez más preocupada por el medio ambiente, donde el reciclaje es parte fundamental del día a día, era de esperar que surgieran productos alimenticios hechos a partir de lo que muchos considerarían desperdicios. Aunque para muchos puede parecer raro, el numero de consumidores que prefieren este tipo de productos va en aumento.

Según resultados de un estudio reciente, cada vez son más las empresas que se sienten seguras de incorporar residuos alimenticios a sus productos. Anteriormente se utilizaba para hacer composta, alimentar ganado o, acéptemelos, se iba directo a la basura. Se estima que, a nivel mundial, un tercio de toda la comida se echa a perder antes de que pueda ser consumida. Y sin embargo, miles de personas no tienen acceso a alimentos saludables.

Este desperdicio se lleva a cabo en cualquier punto de la cadena alimenticia. Desde las granjas que no se dan abasto para recoger todos los cultivos por falta de mano de obra, los fabricantes que tiran los ingredientes demasiado pequeños para vender, los alimentos que se estropean durante el transporte, los supermercados que rechazan los productos que no tienen una apariencia “bonita”, las tiendas y restaurantes que tiran los alimentos próximos a su fecha de caducidad, y los consumidores que dejan que la comida se pudra en los rincones del refrigerador.

Viendo esto como una oportunidad de negocio, han surgido empresas que se dedican fabricar productos con desperdicios de comida. Por ejemplo, jugos prensados en frío hechos a partir de frutas y verduras estéticamente defectuosas, cervezas fabricadas con los excedentes de pan sin vender de las panaderías y las sobras de pan de las compañías que preparan sándwiches listos para comer, sopas listas para comer con desechos de verduras, mermeladas y aderezos hechos con los excedentes de frutas y verduras de supermercados y hoteles.

Pero no todo es miel sobre hojuelas, muchos de estos empresarios se enfrentan a problemas regulatorios y a la falta de tecnología para procesar este tipo de alimentos, ya que muchas veces, por su naturaleza, tienen que ser utilizados lo más pronto posible. Y aunque cada vez son más los consumidores que buscan este tipo de productos, una buena estrategia de mercadotecnia es fundamental. Por ejemplo, en lugar de colocar la palabra “desperdicio” en el empaque, se las han ingeniado con frases como “reciclaje comestible”. Además, la transparencia es clave en este tipo de productos; a los consumidores les gusta la idea de ayudar al medio ambiente, pero no les gusta sentir que la empresa les oculta algo.

Y no solo se han creado compañías con esta visión de negocio. El famoso chef Massimo Bottura, en el 2015, inicio un proyecto para alimentar a las personas sin hogar con el desperdicio de los alimentos de la Expo Milano. Lo que llevo a escribir el libro de recetas “Bread is Gold”, con formas ingeniosas de utilizar desperdicios de comida, como un chutney de cáscara de plátano o un caldo de limón quemado. Actualmente existen varios comedores populares, en ciudades de todo el mundo, siguiendo el concepto de Massimo Bottura.

Esperemos muy pronto contar con este tipo de proyectos en nuestro país.

Imágenes | U.S. Department of Agriculture |

En Directo al Paladar México | ¿Tiras la semilla del aguacate? Resulta que es una mina de oro
En Directo al Paladar México | Empaques de alimentos hechos con desperdicios de alimentos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio