Publicidad

Cinco hábitos de cocina que debes de abandonar ahora mismo

Cinco hábitos de cocina que debes de abandonar ahora mismo
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Se dice que la cocina es el corazón del hogar, y con mucha razón ya que de ella salen los alimentos que mantienen a una familia sana y con energía, pero ¿Qué pasa cuando esos alimentos no son preparados con las debidas normas de higiene? A continuación verás cinco hábitos de cocina que debes de abandonar ahora mismo.

Seguramente tienes uno o más de los hábitos que hablaremos en esta nota. De ahora en adelante trata de modificar las acciones que puedan poner en riesgo la seguridad de tus alimentos y por consiguiente, tu salud y la de tu familia.

1. No usar los estándares básicos de limpieza cuál restaurante:

Con esto no quiero decir que tu cocina deba ser como la de un restaurante, pero si hacer uso de las prácticas de higiene que se llevan a cabo en estos establecimientos. ¿Cuántas veces lavas el trapo que usas en la cocina?... Seguramente no muy seguido. ¿Limpias superficies con ese maloliente pedazo de tela?... Trata de tener dos o tres trapos, uno en uso y los otros limpios y secos. Cuando se ensucie mucho uno tienes otro disponible. También sería buena idea sumergirlo en una solución sanitizante que elimine las bacterias. Otro punto a destacar el lavado de manos en cada cambio de actividad o cuando estén en contacto con alimentos crudos, ya que las manos son el principal vehículo de contaminación de superficies y alimentos

2. Cortar alimentos crudos y cocidos en una misma superficie:

tabla

Se te hará fácil usar la misma tabla de cortar para todos los alimentos, sin embargo es imprescindible tener una tabla de corte para frutas y verduras, para carne, para pollo y para pescado. Existe algo llamado contaminación cruzada, es cuando los alimentos crudos o no cocidos, entran en contacto con alimentos cocinados, por ejemplo cuando cortas pollo crudo en una tabla y en esa misma cortas las verduras para preparar una ensalada. Aunque no las veamos, las bacterias están presentes y la Salmonella o E. Coli pueden causar grandes estragos en nuestra salud, que fácilmente se puede prevenir haciendo un uso correcto de las tablas de picar, limpiando perfectamente cada superficie y cocinando adecuadamente los alimentos, ya que el calor destruye los patógenos.

3. "Refrigerar o descongelar carne sin colocarlo sobre un recipiente":

Esta es una práctica muy común. Usualmente la carne o pollo viene empaquetada en una charola de unicel o en una bolsa e inconscientemente la descongelamos sobre el rack o charola del refrigerador. Es necesario colocar el paquete de carne sobre un plato hondo que recolecte el agua que se irá descongelando ya que esta contiene bacterias, de otra manera, el agua escurriría en varias superficies del refrigerador, contaminando las verduras u otros alimentos que estén alrededor.

4. Guardar las ollas en donde cocinaste dentro del refrigerador

olla

¿Cuándo haces algún guisado, por cuánto tiempo dejas la olla sobre la estufa?*... Es seguro que varias horas. Es muy común ver en las casas este hábito, sin embargo es una mala practica que pone en riesgo la salud, ya que solo se necesitan dos horas para que las bacterias se reproduzcan. Cuando dejamos las ollas a temperatura ambiente por mucho tiempo, el alimento entra en una zona de peligro de temperatura, en donde es la ideal para que las bacterias crezcan y desarrollen toxinas que producen enfermedades de transmisión alimentaria. Este es el protocolo a seguir:

  1. Cuando termines de cocinar, vacía el contenido de la olla en recipientes alargados (¡Es momento de utilizar esos tuppers o refractarios guardados en tu alacena! ). El objetivo de esto, es que el alimento se enfrié rápidamente.
  2. Una vez frío, puedes guardarlo en el refrigerador. Todo esto en menos de dos horas.
  3. Por ningún motivo, guardes ollas calientes en el refrigerador, esto disminuirá su temperatura y pondrás en riesgo otros alimentos.

5. Ignorar las fechas de caducidad

caducidad

Es cierto que podemos usar alimentos unos tres o cuatro días después de la fecha de caducidad, sin embargo debemos ser precavidos ya que el productor del alimento estableció la fecha de expiración para asegurar la calidad del alimento. Después de esta fecha, puede haber un crecimiento bacteriano que ponga en peligro nuestra salud.

Más malos hábitos | BuzzFeed

Imágenes | Jaume Escofet | Bob Peters |Mathanki Kodavasal| Elías Fernández
En Vitónica México | 7 lugares con muchísimos microbios que seguramente no estas limpiando bien
En Vitónica México | "Recetas para el desastre": una divertida serie sobre higiene de los alimentos

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios