Publicidad

¿Qué se siente cocinar para un presidente?

¿Qué se siente cocinar para un presidente?
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Si alguna vez te has preguntado cómo sería cocinar diariamente para un mandatario, al ver la película “Les saveurs du Palais” puedes conocer la vida de una chef que, sin pedirlo, terminó siendo la cocinera privada del presidente francés François Mitterrand. El título en español de esta película francesa es “Los sabores del Palacio”.

Es una historia real basada en la vida de Danièle Delpeuch, aunque en la película le cambiaron el nombre al de Hortense Laborie. Transcurre en los años de 1988 a 1990, durante el segundo mandato del presidente francés que ya se encontraba cansado y enfermo. A continuación puedes ver el tráiler oficial para que te animes a verla.

Antes de ser invitada a cocinar para el presidente, la chef se dedicaba al cuidado de su granja en la región de Périgord. Se sentía muy orgullosa de las trufas que cultivaba, eran uno de sus alimentos favoritos y con el tiempo descubrió que el presidente Mitterrand compartía el mismo gusto.

Pero no todo fue fácil al trabajar en la cocina del Palacio del Elíseo. Al ser la primera mujer en ocupar el puesto de chef personal del presidente, tuvo que batallar constantemente con los estereotipos machistas de los demás chefs y cocineros del palacio.

Al llegar al Palacio, a Hortense Laborie se le explica el protocolo y las reglas que debe seguir, así como toda la logística y horarios a los que se tiene que atener. Se le asigna una cocina totalmente equipada, casi nueva, donde ella junto con la ayuda de un chef pastelero, son los únicos encargados de preparar los alimentos que degustará el presidente y sus invitados.

saborespalacio.jpg

Fue contratada porque el presidente quería disfrutar diariamente de platillos totalmente franceses, nada rebuscados o fusionados con técnicas modernas, solamente comida casera y simple; tal cual como la abuela del presidente cocinaba. Durante la película yo vi unos platillos que sinceramente no se me hicieron para nada caseros, si yo los tuviera que preparar en mi casa seguramente me tomaría todo un día, nada fáciles de replicar en las cocinas actuales.

Al principio le cuesta trabajo identificar qué es lo que realmente le gusta comer al presidente y su duda constante es si la comida fue del agrado del mandatario. En la primera reunión que tiene con el presidente Mitterrand, descubre que es fanático de la buena comida, sobre todo si se trata de un buen platillo francés. El mandatario le confiesa que una de sus actividades preferidas de cuando era niño era leer libros de cocina.

Aprovecha el buen diente del presidente para convencerlo de que la materia prima en París no es la más fresca. Le pide permiso para cambiar la lista de proveedores, le asegura que tendrá la mejor carne de res, pollo, mariscos, frutas y trufas de toda Francia. Seguramente los productos que consiguió eran de excelente calidad, pero eso no evito que con el tiempo fuera cuestionada por la administración del palacio por el alto costo de sus menús.

saborespalacio2.jpg

Aunque al principio se muestra como una mujer con un carácter fuerte e inquebrantable, con el paso del tiempo se relaja y logra una buena amistad con el chef pastelero; aprenden uno del otro y hasta terminan hacienda bromas sobre la forma de cocinar de cada uno, ella se burla de que él, como buen pastelero, tiene que medir y calcular con precisión todo, y él se burla de que siempre que cocina ella tiene que narrar todo lo que está haciendo.

Durante toda la película, se nota el esfuerzo y la dedicación que Hortense Laborie pone en la planeación de sus menús y en la preparación de cada uno de sus platillos. Podrás observar unas tomas de platillos impresionantes, bastante elaborados como, un pastel St. Honoré o un pastel de carne perfectamente adornado. Dan a entender de las presiones que tiene el presidente al gobernar un país, pero al mismo tiempo reflejan la dedicación y la importancia que le da a su trabajo una cocinera cuando realmente le gusta lo que hace.

Al final la chef decide renunciar cuando considera que su trabajo en el Palacio del Elíseo ha terminado. Esta renuncia coincide con una dieta restrictiva que los médicos le piden realice por la salud del presidente, nada de grasas, salsas, sal y carnes grasosas. Después de su estancia en París, la chef termina siendo la cocinera de la base naval en la Antártida. Hoy en día Danièle Delpeuch vive en Nueva Zelanda donde cumple una de sus grandes pasiones: sembrar trufas.

Es una película francesa muy ligera, de una hora y media de duración, que nos adentra en la cocina de una de las casas presidenciales donde seguramente siempre se prepara buena comida. No sigue la típica historia romántica en la que el personaje principal se enamora de alguien, solamente es un recuento de los hechos.

Título | Los sabores de palacio
Dirección | Christian Vincent
Actores | Catherine Frot, Jean D’Ormesson, Hippolyte Girardot
País | Francia, 2012
Duración | 95 min.

Imágenes | Les Saveurs du Palais

En Directo al Paladar México | Jiro Dreams of Sushi, perfección y ética de trabajo
En Directo al Paladar México | Un escurridor basado en la película El Origen

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios