Publicidad

La mitad de muertes en México se relacionan con enfermedades crónicas por mala alimentación: Ensanut

La mitad de muertes en México se relacionan con enfermedades crónicas por mala alimentación: Ensanut
Sin comentarios

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut), con datos de 2018, en México el tema de la mala alimentación es grave. Eso se refleja en el aumento de enfermedades crónicas, que se cobran cerca de la mitad de muertes, así como en el aumento notable de personas con obesidad, en todos los rangos de edades.

La información recopilada con ayuda del INEGI, así como de la Secretaría de Salud y el Instituto Nacional de Salud Pública, evidenció que los estados con mayor índice de sobrepeso fueron Veracruz, Quintana Roo, Colima, Sonora y Tabasco.

También se encontró que en el país 44.5 millones de hogares en el país tiene estabilidad alimentaria, mientras que el 22.6 tienen inseguridad moderada o severa y, el 32.9, leve. Las personas con enfermedades como diabetes o hipertensión, especialmente en zonas marginadas, también aumentaron en cantidad.

Las cifras son contundentes. Por ejemplo, luego de la difusión de dichas cifras de la Ensanut, se supo que el 32% de los niños menores de cinco años sufres de algún tipo de desnutrición, así como que el 73% de las personas mayores de 20 años tienen sobrepeso u obesidad.

Conocer de estos temas es importante, ya que esta información puede ayudar a contrarrestar lo que estamos haciendo mal al momento de alimentarnos.

De acuerdo con la FAO, hacerlo de forma correcta significa elegir ingredientes que aporten todos los nutrientes esenciales y la energía que cada quien necesita para mantenerse sano. Los nutrientes esenciales son: proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas, minerales y agua.

Algunas de las recomendaciones que hace esta organización, vertiente de la ONU, son:

  • Aumentar el consumo de frutas, verduras y legumbres.

  • Usar de preferencia aceites vegetales, así como limitar las grasas de origen animal.

  • Siempre preferir las carnes de pescado, pavo o pollo.

  • Aumentar el consumo de leche de bajo contenido graso.

  • Reducir el consumo de sal.

  • Reducir el consumo de azúcar.

  • Mantener un peso adecuado para la estatura, con alimentación saludable y actividad física diaria.

Fuentes: FAO | La Silla Rota

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios